jueves, 31 de diciembre de 2015

La Casona de los Marqueses, vestigios del esplendor tarijeño


La Casona es una edificación con historia que trae a la mente la fastuosidad arquitectónica de la época colonial. Ubicada en el solar de la esquina noroeste de la plaza Luis de Fuentes y Vargas de Tarija, es además una obra de arquitectura que posee un valor histórico muy grande al ser testigo de la historia colonial, republicana y contemporánea  de Tarija.

Conocida como la Casona de los Marqueses, la construcción se edificó en el solar que Luis de Fuentes y Vargas le otorgó a Gutierre Velásquez  en 1574. La nieta de Gutierre Velásquez, Juana Clemencia, a la muerte de su padre se convirtió en heredera de una gran fortuna. 

Posteriormente se casó con el hidalgo Juan José Fernández Campero y Herrera, quien quedó heredero de su fortuna luego de que ella muriera durante el parto en 1690. Fue Juan José Fernández Campero y Herrera quien compró el título de Marqués del Valle del Tojo el 9 de agosto de 1708,  de acuerdo a los investigadores Gastón Ducet de Argentina y Elías Vacaflor Dorakis.


Durante la guerra de emancipación funcionó como cuartel. Por ello, a la muerte del IV Marqués del Tojo, ocurrida en 1820, su hijo Fernando Campero Barragán, a quien también conocían como el Marqués, lo sucedió y decidió recuperar algunas propiedades de su padre y en 1863 se planteó iniciar un nuevo proyecto en el lugar en el que se encontraba la casa ruinosa de sus abuelos y tomó la decisión de construir La casona de los marqueses.

De acuerdo a la investigación, “La Real Cédula de Creación del Marquesado de El Valle del Tojo” de Elías VacaflorDorakis,  el 28 de octubre de 1863 se firmó un primer contrato con el arquitecto italiano José Aymetti y posteriormente, en 1865, otro contrato de servicios con Aymetti y el arquitecto Juan Madallena, quien posteriormente se retiró del proyecto.

De este modo, se dio inicio a la edificación cuyo costo fue de  22 mil bolivianos de aquellos tiempos, lo cual representaba una pequeña fortuna. La construcción duró al menos cuatro años, ya que se inició en 1863 y culminó en 1867.

A la muerte de Fernando Campero Barragán en 1883, por disposiciones testamentarias suyas, los bienes del marquesado fueron divididos  entre sus hijos. Los ubicados en territorio boliviano fueron entregados a los hijos de su primer matrimonio con Tomasa de la Peña Campero y Santa Cruz. De este modo La Casona quedó en manos de sus descendientes bolivianos.

Actualmente, parte de la casona pertenece doña Yola Arce de Castellanos, quien la adquirió de descendientes de la familia Navajas. Hoy funcionan en la infraestructura el Banco Unión y el restaurante El Marqués.

Una vez comprada la propiedad, Yola Arce inició una tarea de refacción ardua que se prolongó por varios años y que incluyó la construcción de un domo que cubre el patio circular, así como la restauración de los techos y paredes de la edificación, procurando mantener los diseños originales de las paredes y los techos.

Se trata de uno de los dos únicos patios circulares en Sudamérica, aclara Vacaflor Dorakis, el otro se encuentra en Venezuela. Tanto en el primero como en el segundo piso, se encuentran dos galerías que actuan de círculo alrededor del patio. En el primer piso las columnas sostienen arcos en semicírculo. 
La primera altura alberga un salón comedor muy amplio que sirve de escenario a diferentes eventos.
En el segundo piso se encuentran varios ambientes con muchas puertas cerradas que colindan con parte de la infraestructura que tiene otro propietario.

En uno de los ambientes, cuyos balcones dan a la plaza principal, se encuentra una sala,  un salón comedor y una pequeña antesala que han sido amoblados y decorados por la actual propietaria tratando de mantener el espíritu de la antigua casona.

El restaurante bautizado como El Marqués ha sido decorado también  teniendo en cuenta la esencia colonial de la casa para que conserve la esencia de lo que fue el marquesado en Tarija.

Un edificio emblemático convertido en restaurante

Patio circular

Una característica única de La Casona es el patio circular con galerías circundantes tanto en el primer como en el segundo piso. En esta foto aún no se había colocado el domo de vidrio que cubre el patio actualmente


Restaurante

El restaurante El Marqués funciona en lo que fue La Casona y ha sido decorado procurando mantener los elementos propios de la época en que fue concebida y construida la edificación.

Galería

La galería en el segundo piso, en círculo alrededor del patio le da a La Casona el ambiente que permite volver con la imaginación a aquellas épocas en las que la riqueza se traducía en monumentales obras de infraestructura.

miércoles, 30 de diciembre de 2015

10 hallazgos inolvidables de 2015

El 2015 ha sido un gran año para la arqueología y estos son algunos de los hallazgos más vistosos

Civilización Caral (Perú)

Vestigios romanos en Écija (España)

Las excavaciones arqueológicas realizadas a lo largo de 2015 en la Plaza de Armas de Écija han proporcionado unos hallazgos romanos deslumbrantes: un edificio público de la antigua Astigi, con muros imponentes y pavimentos de mármol de diferentes colores; y un mosaico del siglo III en un estado de conservación excelente, que recrea las estaciones del año y temas mitológicos como los amoríos de Zeus. El dios olímpico aparece transformado en un toro hermoso sobre el que monta la joven e incauta Europa. "El mosaico presentaba este aspecto nada más excavarlo. Una vez que lo restauremos, los resultados serán espectaculares", explica Sergio García-Dils, el director de las excavaciones, a Historia National Geographic


Una tumba celta en Lavau (Francia)


El Instituto Nacional de Investigaciones Arqueológicas Preventivas de Francia anunció en marzo un descubrimiento excepcional: una tumba principesca de comienzos del siglo V a.C. en un complejo funerario del municipio de Lavau. El cadáver, de un príncipe o una princesa celta, fue inhumado junto a un carro de dos ruedas. El esqueleto apareció engalanado con joyas de oro y rodeado de objetos espléndidos, entre ellos un caldero de bronce decorado con ocho cabezas de leona y cuatro cabezas de Aqueloo, un dios fluvial griego, representado aquí con cuernos, barba, orejas de toro y un triple mostacho.


Tumbas de la dinastía XVIII en el Valle de los Nobles (Egipto)


En marzo, el Centro de Investigación de América en Egipto (ARCE) anunció, de forma casi simultánea, el hallazgo de dos tumbas de la dinastía XVIII en la zona del Valle de los Nobles, en Luxor. La tumba hallada el 2 de marzo pertenece a un individuo llamado Amenhotep y apodado Rebiu, que ejerció de guardián del templo del dios Amón. La tumba descubierta el 10 de marzo pertenece a un tal Sa Mut y a su mujer Tak Haeet, quienes fueron el hijo y la nuera de Amenhotep. Las partes despejadas de los muros presentan hermosas escenas con colores vivos sobre el enyesado, cada una mostrando al propietario de la tumba y a su mujer sentados frente a una mesa de ofrendas. 


Una máscara del dios Pan en Hippos-Sussita (Israel)


El detector de metales empleado por los arqueólogos del Proyecto de Excavaciones Hippos-Sussita comenzó a pitar "de forma frenética" cuando se aproximó a la pieza, según los investigadores. "Pocos minutos después sacamos a la luz un gran bulto de color marrón y comprobamos que era una máscara. Creemos que se trata de Pan porque al limpiarla reconocimos dos cuernos pequeños sobre la cabeza, unas orejas grandes y puntiagudas y dos mechones de pelo a modo de barba, uno de los cuales está roto", explicó Michael Eisenberg, el director de las excavaciones, a este medio. La pieza de bronce, fechada alrededor de los siglos I y II d.C., representa a Pan, el dios de los pastores y los rebaños, con figura de macho cabrío y conocido por su insaciable apetito sexual. En la mitología griega deambula por los bosques acosando a las ninfas y a los pastores jóvenes, en busca de aventuras amorosas.

Hallazgos de la civilización Caral (Perú)


"La civilización Caral es la más antigua del continente americano", explicó la arqueóloga peruana Ruth Shady a este medio. El equipo arqueológico que dirige desenterró tres estatuillas completas de barro no cocido, dos cabezas del mismo material y numerosos relieves de personajes famélicos que son una alegoría de la sequía, el hambre y la muerte que soportó esta cultura. La expresión inquietante de las tres estatuillas no se ha borrado a lo largo de los milenios. La mayor representa a una sacerdotisa o chamana que muestra los pechos y los genitales. Las otras dos estatuillas, con veinte dedos cada una, representan a dos personajes de la alta jerarquía. "La mujer tuvo un rol destacado en actividades religiosas, económicas y políticas, como se puede evidenciar en el material recuperado", afirma Shady. "Cuando los españoles llegaron a Perú dijeron que los nativos eran débiles porque dejaban gobernar a las mujeres", añade.



Los fósiles del 'Homo naledi' en la cueva Rising Star (Sudáfrica)


En septiembre, la prensa mundial se hizo eco de una noticia extraordinaria: el anuncio de una nueva especie de nuestro género, el Homo naledi, cuyos fósiles fueron hallados en 2013 en la cueva laberíntica Rising Star, en la denominada Cuna de la Humanidad. Para acceder a la cámara que contenía miles de fósiles de este hominino "fue necesario un equipo especial de individuos muy delgados", explicaba el comunicado oficial. El Homo naledi tenía un cerebro pequeño, "del tamaño de una naranja", un cuerpo estilizado de metro y medio de altura y pesaba unos 45 kilos. Los investigadores creen que la sima fue utilizada por esta especie para depositar los restos mortales de sus semejantes, un comportamiento ritual que se creía exclusivo de los humanos. El Homo naledi fue tema de portada de la edición de octubre de National Geographic


Un cementerio de barcos en Fourni (Grecia)


Una expedición arqueológica greco-norteamericana detectó los restos de 22 barcos naufragados, del 700 a.C. al siglo XVI, en un lugar indeterminado del archipiélago de Fourni. "Preveíamos una temporada exitosa, pero nadie estaba preparado para esto. Los pecios se encontraban, literalmente, por todas partes", expresaba George Koutsouflakis, responsable de las excavaciones. El emplazamiento subacuático, que sólo ocupa unos 44 kilómetros cuadrados, ha sido descrito como "la capital mundial de barcos naufragados antiguos". El cargamento que transportaban las naves ofrece información valiosa sobre las rutas marítimas antiguas.


Un tesoro de monedas romanas en Ueken (Suiza)


"Un destello verde en la tierra". Eso es lo que percibió un agricultor entre sus cerezos. Sin proponérselo, el señor Loosli descubrió uno de los mayores tesoros de monedas de Suiza. Los arqueólogos han recuperado 4.166 monedas romanas de plata y bronce, pero podría haber más. Las más antiguas datan del reinado del emperador Aureliano (270-275) y las más recientes del reinado de Maximiano (286-305), más concretamente del año 294. Las monedas fueron depositadas en bolsas de tela o de cuero y, por algún motivo, fueron enterradas en una zona rural, actualmente al norte de Suiza. Nadie volvió a por ellas. El tesoro permaneció en el mismo lugar durante 1.700 años. 


Una tumba etrusca en Città della Pieve (Italia)


A finales de octubre, un agricultor que estaba arando un terreno en la provincia de Perugia se topó con una tumba etrusca intacta de finales del siglo IV a.C., que contenía dos sarcófagos espléndidos y unas urnas funerarias perfectamente conservadas. En los sarcófagos aparecen talladas dos figuras masculinas, supuestamente los difuntos, cuyo aspecto resulta chocante. Difícilmente encarnan un ideal de belleza. Más bien fueron retratados con un realismo casi grotesco: el vientre abultado, el rostro redondo y una calvicie avanzada en uno de ellos. 


El mausoleo del marqués de Haihun en Nanchang (China)


China ha descubierto recientemente uno de los conjuntos de tumbas más importantes del país y, sin duda, el más importante de la dinastía Han del Oeste (206 a.C.-24 d.C.). El mausoleo de Haihunhou contiene carros y tumbas, entre ellas la de Liu He, conocido como el marqués de Haihun, el nieto del emperador Wu de Han, quien fue depuesto a los 27 días por su falta de talento y moral. En la tumba, de unos 2.000 años de antigüedad, se han descubierto piezas de oro y jade, además de madera lacada y decorada con pan de oro. En la necrópolis se han descubierto todo tipo de objetos que muestran el nivel que alcanzó esta cultura: monedas y lingotes de oro, lámparas de bronce con forma de ganso, un tablero de ajedrez e instrumentos musicales, entre otras cosas

Fuente: NatGeo

lunes, 28 de diciembre de 2015

El neolítico marcó el ADN

El sedentarismo produjo tolerancia a la leche, celiaquía, piel clara y ojos oscuros. El informe se basa en el análisis genético de 230 europeos de hace miles de años
Entre los 230 genomas analizados se incluyen 16 de El Mirador.[entradilla.096]
 Foto:IPHES / JOSEP MARIA VERGES


Los humanos que vivían de la caza y la recolección en la Europa paleolítica eran de piel oscura, ojos azules y relativamente altos. Tras la revolución agrícola del neolítico, hace 9.000 años, la piel se fue aclarando, los ojos se oscurecieron --al menos en el sur-- y la altura bajó. La sedentarización se tradujo en cambios en el ADN cuyas consecuencias llegan hasta nuestros días: desde la aparición de la celiaquía hasta la tolerancia a la leche.

Así lo apunta un estudio publicado en la revista Nature , que ha analizado el ADN de 230 individuos que vivieron en varios lugares de Europa hace entre 8.000 y 3.000 años. Es una cantidad descomunal de genomas humanos antiguos, que incluyen desde representantes de los primeros grupos agrícolas de la Anatolia hasta habitantes de Atapuerca, y se han comparado con humanos actuales y con muestras anteriores a la revolución agrícola. En este trabajo internacional han participado científicos de Madrid, Burgos, Tarragona, Valladolid y Barcelona.

Los investigadores han agrupado en bloques temporales las muestras de yacimientos del continente. Así, han visto que en ciertos momentos aparecieron mutaciones que luego se extendieron. "Por ejemplo, un individuo que vivió hace 4.300 años en la actual Alemania es el humano más antiguo que conocemos con los genes que facilitan la digestión de la lactosa en adultos, una capacidad hasta entonces rarísima y que sin embargo hoy posee buena parte de la población europea, sobre todo en los países nórdicos", explica Carles Lalueza-Fox, del Instituto de Biología Evolutiva de Barcelona y coautor del trabajo, quien lamenta que justo él no posee esa capacidad.
Fósiles de homínidos descubiertos en la cueva El Mirador, en el yacimiento de Atapuerca.
Foto:IPHES / JOSEP MARIA VERGES

La vinculación con la revolución neolítica es clara. Los humanos pasaron a dedicarse a la agricultura y la ganadería: los que disponían de mutaciones que les permitían consumir la leche de sus animales tenían una ventaja evolutiva al acceder a una fuente más de comida, especialmente cuando en invierno escaseaban otras opciones.

Pero el estudio ha encontrado otros cambios significativos en regiones del genoma, 12 en total. Con el tiempo, en el neolítico se van abriendo camino genes relacionados con la celiaquía. ±La dieta basada en cereales de los agricultores generaba la carencia de una vitamina que estas mutaciones logran compensar", explica Lalueza. Pero las mismas mutaciones tienen variantes con un efecto colateral: una mayor probabilidad de sufrir celiaquía. "Estos hallazgos permiten entender la demografía y las migraciones del pasado de una manera que sería imposible con otras técnicas arqueológicas", afirma Marina Lozano, investigadora del Instituto

Catalán de Paleoecologia Humana y Evolución Social (IPHES), en Tarragona.

EL ASPECTO FISICO Lo más curioso son los cambios en el aspecto físico que se pueden entrever a partir de los genes. Los genes de los cazadores-recolectores anteriores al Neolítico, como los de La Breña en León, sugieren que su piel era más oscura que la actual. El estudio documenta la aparición de genes asociados a pieles claras. "Los cazadores ingerían mucha vitamina D, por ejemplo del hígado de las presas. Una dieta de cereales no proporciona bastante vitamina D, así que se complementa sintetizándola en la piel por efecto de los rayos ultravioletas", explica Lalueza. Una piel más clara permite más penetración de los rayos. Por eso, en los países poco soleados del norte de Europa se dan suplementos de vitamina D a los niños africanos, por ejemplo.

Además, el estudio documenta la aparición de conjuntos de genes implicados en la inmunidad, por ejemplo, el responsable del rechazo en los trasplantes. "La aparición de enfermedades infecciosas transmitidas por los animales domésticos y el hecho de vivir en grupos más grandes y densos podría explicar estos cambios", dice en otro momento este experto.

MAS DESCUBRIMIENTOS El trabajo confirma también que en el ADN de los europeos hay trazas de tres contribuciones antiguas: las poblaciones anteriores al neolítico, los agricultores orientales que posiblemente trajo la agricultura y los pastores esteparios que llegaron a Europa hace 4.500 años. "Mucho de lo que encontramos parece estar relacionado con el cambio de vida hacia la agricultura y la ganadería", apunta Lalueza. "No somos iguales a los hombres paleolíticos en aspectos esenciales de nuestro ADN, pero tampoco lo somos a individuos de hace solo 3.000 años", concluye.

Fuente: elperiodicoextremadura.com

domingo, 27 de diciembre de 2015

Hace 462 años ocurrió la batalla de Tucapel, donde Lautaro apresó a Pedro de Valdivia y derrotó al ejército Español

14 años iba a cumplir la llegada del invasor extranjero a nuestro wallmapu, desde los primeros contactos reinaba en nuestro pueblo el desconcierto y el miedo pero principalmente el desconocimiento de este nuevo enemigo, sin duda que antes pudieron existir confrontaciones con otros pueblos, pero a poco andar nuestros principales longko comprendieron que este nuevo enemigo, no venía solo para quedarse, sino a esclavizar y exterminar de una forma nunca antes vista.


Pese a esta convicción, hasta ese momento los intentos por hacer frente al poderoso y moderno ejercito español habían sido vanos, cundía en las filas del ejército mapuche miedos y mitos sobre estos soldados lo que impedía hacer frente de manera correcta en los combates. Debido a esto, corrido el año 1553, Pedro de Valdivia gobernador español lograba con relativa facilidad instaurar su estrategia de fuertes y vías de comunicación, llegando hasta lo que hoy es Angol.

Unos diez años antes el ejército español había capturado a un adolescente mapuche. Y Valdivia lo hizo su paje. Su nombre, Levtraro [Lautaro], hijo de Currillanka, Longko de Lavapie.
Sobre las vivencias de Levtraro durante su cautiverio con los españoles no se conoce mucho pero se puede inferir que al convivir con ellos comprendió que eran débiles igual que todo hombre, comprendió la utilización del caballo y principalmente su dinámica militar, forma de vida y puntos débiles.

Un par de años después Levtraro escapó, llevando consigo armas, caballos y regreso con su gente. No se conoce como logró ascender al mando del ejército, que en ese entonces era comandado por Kallfullikan Toki de Pilmaiken. Las condiciones para ascender en el ejército reche no eran fáciles y requería tiempo y apoyo de los diversos butalmapus. Entendemos que bajo las condiciones de la guerra en la época el ejército mapuche estaba más concentrado y el mando más centralizado lo que debe haber facilitado a Levtraro, demostrar su conocimientos y convencer a las autoridades mapuche de sus ideas revolucionarias.

En breves palabras Levtraro introdujo un cambio radical en el ejército, lo ordenó en escuadras y divisiones, cada una con un mando, fomentó el orden y la disciplina, creó nuevos tipos de armas acordes al enemigo y organizó divisiones especiales como los “laceadores” columna de weychafes especializados en derribar jinetes españoles. Introdujo en los mandos la “economía de fuerzas”, la idea de el repliegue estratégico, creó un servicio de inteligencia y espías esparcidos por todo el territorio que recolectaban información. Hizo entender a los Weychafe que era importante prolongar el combate mediante embates de distintas divisiones una tras otra, ya que el peso de las armaduras contribuía al cansancio de las tropas enemigas. Las estrategias de levtraro son hoy estudiadas en las mejores academias militares del mundo.

Llegado el año 1553 y el ejército mapuche había alcanzado su máximo nivel. Mediante el servicio de inteligencia Levtraro se enteró que Valdivia marcharía hacia el sur a mediados de diciembre y comprendió que era el momento indicado.

A fines de noviembre el ejército mapuche aniquiló completamente el fuerte de Tucapel y cortó todas las comunicaciones del fuerte de Purén, de modo que Valdivia partió a Tucapel en total desconocimiento de estos hechos, con la intención de reunirse allí con Gomez de Almagro que supuestamente venía de Purén, el día de Navidad.

La marcha del ejército español fue monitoreada en todo el camino por el servicio de inteligencia del ejercito mapuche quienes lo dejaron marchar sin problemas. Extrañado por la calma que reinaba en su viaje Valdivia arriba al fuerte de Tucapel el 25 de diciembre de 1553 dándose cuenta con estupor que estaba completamente destruido. En momentos que se disponía armar su campamento es sorprendido por la primera división del ejército mapuche; con dificultad los españoles repelen el ataque y los weychafe se retiran.

Cuando Valdivia ya saboreaba la victoria una nueva división del ejército mapuche cae sobre ellos, esta situación ocurre una y otra vez.

Desde una colina Levtraro observaba la situación, al toque de Kull-Kull el ejército mapuche se retira dejando libre la retirada a los españoles; en ese momento aparece Levtraro y corta la retirada a Valdivia quien es capturada y hecho prisionero de guerra.

JUICIO Y EJECUCIÓN DE VALDIVIA

Existen muchas versiones sobre la muerte del conquistador español, muchas rayadas en lo mitológico y otras que apelan a un salvajismo y al típico prejuicio.

La realidad es que Pedro de Valdivia originario de la región de Extremadura, España, fue capturado por orden del Toki General Levtraro; fue tratado en todo momento como prisionero de guerra y conducido a un sitio determinado donde según el Ad Mapu (ley mapuche) fue sometido a un consejo de guerra y a un juicio donde en virtud de su responsabilidad sobre los asesinatos masivos de mapuche, esclavitud en lavaderos de oro, crímenes de guerra, invasión y ocupación del territorio fue condenado a ser ejecutado y fue decapitado. Como dato, el cráneo del conquistador español fue devuelto medio siglo después al ejercito español por el Toki Pelantaru en unas paces firmadas con la corona española, como signo de paz.

Luego de estos hechos el ejército reche comandado por el Toki General del ejército mapuche arrasó completamente con todas las ciudades españolas hasta la zona del Maule, Levtraro planteó que al invasor no solo debía hacerlo retroceder, sino que era necesario destruirlo completamente.
Con este precedente comienza la centenaria guerra de liberación desarrollada por el pueblo mapuche para defender su vida y su libertad, guerra de liberación que hasta hoy continua y que corresponde a los weychafe de este tiempo continuar con la tarea y el ejemplo imborrable que nos dejara nuestro peñi/lamien Toki Levtraro.


Continuemos siempre ejercitando nuestra memoria, respetando y honrando el ejemplo, el esfuerzo, el trabajo y la inteligencia de estos guerreros que nos dejaron un ejemplo de dignidad y valentía que nos acompañara siempre en nuestra existencia como Nación. Rendimos un homenaje a nuestro ejército mapuche que supo poner en lo más alto la bandera de nuestra nación la Wuñellfe, nuestra verdadera bandera que es nuestro deber también llevar siempre adelante, hasta izarla en el ultimo fundo, en el ultimo predio forestal, en el último edificio winka que quede en nuestro territorio liberado.

sábado, 26 de diciembre de 2015

Limpieza de Sangre


Los Estatutos de Limpieza de Sangre aparecieron en España durante el siglo XV en forma aislada, pero, durante el siglo XVI, fueron puestos en vigencia sucesivamente por todas las congregaciones religiosas, militares y civiles. Podemos decir que son reglamentaciones que impedían, a los judíos conversos al cristianismo y a sus descendientes, ocupar puestos y cargos en diversas instituciones, que pueden ser de carácter religioso, universitario, militar, civil o gremial. Tiempo más tarde los Estatutos se extendieron a los moros y luego también a los protestantes y a los procesados por la Inquisición. 



Los Estatutos de Limpieza de Sangre son estatutos raciales, pues dependen del origen y la ascendencia de una persona, y no de algún crimen o falta cometida. El crimen es pertenecer a la “Casta de judíos nuevos” o a los moriscos. 

Durante el siglo XVI, a pocos años del descubrimiento de América, comienzan a establecerse distintas disposiciones que impiden a los judíos y moros y a sus descendientes, embarcarse hacia el Nuevo Continente. Numerosos edictos figuran en la Recopilación de las Leyes de Indias, que impedían a los conversos, sus descendientes y a los reconciliados por la Inquisición, trasladarse a América. 

Estos Estatutos siguieron en vigencia hasta la época de la Independencia de América. Los que querían ingresar en las filas del ejército al servicio de España, durante el virreinato, debían probar su limpieza de sangre para ser admitidos. 

Procedimientos : Cada institución implementaba su propio sistema de probanza de la limpieza de sangre así como la cantidad de generaciones que debían transcurrir hasta que un individuo fuera considerado “limpio”. 

En general, las probanzas eran demostradas por testigos, y sus declaraciones firmadas ante escribano. Normalmente cinco testigos debían dar fe del conocimiento del solicitante, de su buen nombre y de su pureza de sangre, además de no poseer antecedentes con la Inquisición, tanto él como su familia, por varias generaciones, llegando en algunos casos hasta siete. 

Es por ello que los conversos fueron separados en primer término de los puestos de escribanos, pues se cometían muchas trasgresiones a éstos estatutos. De cualquier modo, testimonios falsos eran motivo de inquisición. 

Consecuencias ; Creo que los Estatutos de Limpieza de Sangre moldearon el espíritu del pueblo español en el sentido de otorgar mucha importancia a la genealogía, a los linajes, a la cuna y al nacimiento de las personas. El aprecio por los títulos de nobleza, de los blasones y de los escudos de armas. 

En el sentido contrario, un desprecio por aquellos que no los poseyeran y eran considerados inferiores. Por medio de los Estatutos, les eran negados todo tipo de honores y la posibilidad de cualquier ascenso social en una institución. 

Rastros de los Estatutos : Hasta la independencia de América, todavía seguían vigentes los Estatutos de Limpieza de Sangre españoles. Como ejemplos podemos ver los estatutos de la familia del General Carlos María de Alvear y Balbastro y los de Justo Rufino de San Martín, hermano del Libertador. Luego de la independencia cayeron en desuso los Estatutos de Limpieza de Sangre, me refiero a los escritos, y las probanzas de limpieza.

Fuente: José María Posse - Grupo de Facebook de CEGT

viernes, 25 de diciembre de 2015

Genealogía e historia de la familia Estenssoro en Bolivia


1.- Introducción.

El presente trabajo de investigación, ha sido realizado en base a la publicación realizada en La Razón, el domingo 17 de octubre de 1943, por el conocido genealogista cochabambino Don Adolfo de Morales, fundador del Instituto Boliviano de Genealogía. Así mismo con la información recopilada por la documentación histórica en poder de la misma familia, la invalorable colaboración del Académico Juan José Leñero, Presidente de la ACGHB y la investigación personal realizada en diversas fuentes de información, que posteriormente serán detalladas.

2.- Generalidades.

El apellido Estenssoro, o Estensoro como era escrito originalmente, es originario del País Vasco, en las Villas de Idiazabal, del partido jurídico de Tolosa, Segura y Zaldivia, aunque los primeros registros pertenecientes a Don Juan Estensoro de 1540, son de Oñate, en Guipúzcoa. Así mismo, otro Juan de Estensoro, vecino de Segura probó la legitimidad de hidalguía de su apellido en 1374, en la Villa de Segura.

El significado del apellido Estenssoro, como los apellidos vascos, se fueron formando a partir de nombres de lugares o de algunos solares con el objeto de demostrar la posesión sobre los mismos. En la lengua Vasca significa “campo de zarzas”
El apellido Estenssoro ha sido recogido por los siguientes estudiosos:
-    Repertorio de Blasones de la Comunidad Hispánica del Cronista y Decano, rey de Armas Don Vicente de Cadenas y Vicent.
-    Nobiliario Español de Julio de Atienza.
-    El Solar Vasco Navarro, de los hermanos Arturo y Alberto García Carraffa.
-    Enciclopedia Hispanoamericana de Heráldica, Genealogía y Onomástica de los mismos hermanos anteriores.
-    Blasonario de la Consanguinidad Ibérica de Vicente de Cadenas y Vicent.
-    Archivos Familiares de los Estenssoro.
-    Base de datos de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los últimos días.

Julio de Atienza en su obra Nobiliario Español, recoge la historia de este apellido. Este autor y su obra son de vital importancia para la heráldica, ya que recoge, no solo la historia, sino las pruebas de nobleza e hidalguía de los apellidos y linajes, entre los que se encuentra el de Estensoro.

El Cronista y Decano Rey de Armas don Vicente de Cadenas y Vicent específica que las armas del apellido Estensoro eran:

“En oro, un árbol de sinople y un lobo de sable, pasante, al pie del tronco. Bordura de gules, con ocho aspas de oro”

Según la Enciclopedia Heráldica y Genealógica el Bachiller Juan García de Estensoro, abogado guipuzcoano, que vivió por el año de 1590, usaba:

“Escudo cuartelado: 1.- un guerrero a caballo, lanza en ristre, y a su frente un peón en actitud de rendirse; 2.- de oro, con un jabalí de sable pasante al pie del tronco, y en el jefe cinco roeles puestos en sotuer, y 3 y 4, de oro también con un árbol de sinople y un lobo de su color, pasante al pie del tronco.”

De acuerdo al mismo tratadista, otros usaron el descrito por Cadenas y Vicent, agregando un lobo y una bordura de azur, con los mismos ocho sotueles de oro.

El primer Estenssoro asentado en la Villa de San Bernardo de la Frontera, hoy Tarija, es decir Don Ignacio Estenssoro Zamalloa, según el trabajo realizado por Don Adolfo de Morales, usaba las siguientes armas:

“Escudo cuartelado en cruz; en el primer cuartel, en campo de azur, un guerrero a caballo lanza en mano y a su frente un hombre a pie en actitud humilde; en el segundo, en campo de plata, un roble con lobo pasante al tronco; en el tercero el mismo emblema y en el cuarto, un árbol con jabalí pasante al tronco y cinco roeles de gules, puestos en aspas en lo alto, todo en cruz.

Don Adolfo de Morales, en su publicación ya citada, nos da la siguiente interpretación heráldica de las armas usadas por Don Ignacio Estensoro y Zamalloa:
“El guerrero a caballo, lanza en mano, significa la fortaleza y el poderío del vencedor y el hombre en actitud humilde, el enemigo abatido, (la figura humana es muy usada en la armería española y no así en la francesa). El campo de azur representa la verdad, la justicia y la amistad. El roble, que corresponde por igual a los cuarteles 2° y 3°, simboliza ánimo fuerte y constante y el lobo pasante al tronco, el no dar cuartel a los enemigos. La plata representa pureza, integridad y vigilancia. El campo de oro del 4° cuartel simboliza la nobleza, magnanimidad y constancia del linaje; y el jabalí pasante al tronco del árbol, la intrepidez y el arrojo.

Siendo de gules los roeles representan osadía y estando colocados en aspa, el haber, los ascendientes, tomado parte en la batalla de las Navas de Tolosa, que se dio el día de San Andrés, el apóstol que fue crucificado en aspa. La celada de acero bruñido, claveteada de plata y perfilada del mismo metal, denota la constante fidelidad y lealtad al Rey y Señor natural”.

El apellido Estenssoro es de los viejos troncos familiares de la ciudad de San Bernardo de la Frontera, hoy Tarija.

Tarija, como tantas otras ciudades de nuestro país, fue parte de la estrategia de fundación de núcleos poblacionales aplicada por el Virrey Toledo del Perú. Visualizada como una pascana o enlace entre Potosí y las tierras del Paraguay y del Río de la Plata, sirvió a las necesidades del comercio con las poblaciones del Gran Tucumán y la de núcleo de avanzada para enfrentar al peligro “chiriguano”.
El primer miembro de esta familia en arribar a Tarija fue Don Ignacio Estenssoro y Zamalloa, hijo de Don Miguel de Estenssoro y de Doña Josefa Joaquina de Zamalloa y Olazaran.

3.- Historia y genealogía del apellido Estenssoro.

Como se ha determinado, el origen del apellido Estenssoro está ubicado en las Villas de Idiazabal, Oñate, Segura y Zaldivia, en Guipúzcoa, Reino de España. Varias ramas de esta familia pasaron a Bolivia, México y Colombia. La rama de nuestra investigación tuvo su origen en Oñate y Don Ignacio Estenssoro Zamalloa es el primero en llegar a Bolivia, vía Perú hasta la ciudad de Tarija.
La información más antigua sobre un miembro de la familia Estenssoro la da Don Fernando Muñoz Altea, que anota: “Don Juan de Estensoro era vecino de la Villa de Segura en 1374 y ya era considerado hidalgo en aquella fecha”. No se ha podido encontrar una fuente que pueda avalar esa aseveración.
Para efectos del presente documento, se determinó realizar la descripción de este apellido y sus miembros desde los primeros a los actuales. La información obtenida del primer miembro de la familia es la de:

1.-     Juan Estensoro, que nació en la Villa de Oñate, en Guipúzcoa, alrededor del año de 1540. Contrajo matrimonio con doña Magdalena Aozaraza, quien nació aproximadamente en 1545. Tuvieron a:

2.-     Esteban de Estenssoro Aozaraza, nacido en Oñate, Guipúzcoa, el 23 de septiembre. Documento de la Parroquia de San Miguel Arcángel, folio 179. Casó con Sacha González, en primeras nupcias y en segundas con Isabel de Samaniego. Del primer matrimonio nació:

3.-     Andrés de Estenssoro González, nacido también en Oñate. Casó con Francisca de Vergara, hija de Román de Vergara Uobil y María de Lecuona Yzurrategui, el 14 de septiembre de 1642 en Oñate. Folio 48 de la Parroquia de San Miguel Arcángel. La esposa nació el 14 de septiembre de 1617 en Oñate. Con datos en la misma parroquia folio 129. Tuvieron los siguientes hijos:

4.1.-    Esteban de Estenssoro Vergara, nacido en Oñate. Caso con Marina Estenaga Madina, hija de don Matheo Estenaga Herasti y de doña Mari García Madina Ydigoras, el 29 de septiembre de 1674, en Oñate. Certificado de la misma parroquia de San Miguel Arcángel, folio 225. De este matrimonio nació:

4.2.- Simón de Estenssoro Vergara, nacido en Oñate. Casó con María de Echeverría el 27 de octubre de 1687, en Oñate, Guipúzcoa, en la misma parroquia.
    Tuvieron la siguiente descendencia:

4.2.1.- María Trinidad Estensoro Echeverría, quién se desposó con Joseph de Ercilla Beitia.

5.-     Miguel de Estensoro y Estenaga, (Esteban de Estenssoro Vergara y María Estenaga) casó con Agustina de Arrazola y Mendiolaza, hija de Esteban de Arrazola y Teresa de Mendiolaza, el 20 de julio de 1704, en Oñate; la misma parroquia, folio 119. Fueron sus hijos:

Generación 6

6.1.- Miguel Antonio de Estenssoro y Arrazola, nacido el 15 de abril de 1706, en Oñate; documento de la Parroquia de San Miguel Arcángel libro B, folio 79. Casó con Josepha Theresa Rosa Andrea de Aguirre y Garro, el 26 de diciembre de 1727, hija de Joseph de Aguirre Cunzurrunzaga y Josepha de Garro Tobalina en Oñate, misma parroquia, libro M folio 12. Ella nació el 11 de febrero de 1709 en Oñate, la misma parroquia, libro B, folio 148 v. Su descendencia en 7.
6.2.- Xavier Estenssoro y Arrazola.

Generación 7

7.-     Miguel Antonio de Estenssoro y Aguirre, (Miguel Antonio de Estenssoro y Arrazola y Josepha Theresa Rosa de Aguirre y Garro) nacido en Oñate el 16 de abril de 1730, en la misma parroquia, libro B 7, folio 9. Casó con Josefa Joaquina de Zamalloa y Olazaran, hija de Francisco de Zamalloa Ysorrategui e Isabel de Olazaran Lascano, el 7 de abril de 1760 en Oñate. La misma parroquia, libro M, folio 307; nació en Oñate el 18 de enero de 1728. La misma parroquia folio 315. Tuvieron los siguientes hijos:

Generación 8

8.1.- Ignacio de Estenssoro y Zamalloa, (Miguel Antonio de Estenssoro y Aguirre y Josefa de Zamalloa y Olazaran) nacido el 31 de julio de 1766 en Oñate, Guipúzcoa, en la parroquia de San Miguel Arcángel Libro B, folio 59 v. Contrajo matrimonio en la ciudad de Tarija, Bolivia con Josefa de Artunduaga e Ichaso, hija de Roque de Artunduaga y Melchora Ichaso, el 8 de julio de 1786. Muere en la ciudad de Arequipa del Perú el 8 de agosto de 1806, habiendo testado ante el escribano Francisco Xavier Linares el 5 del mismo mes y año. Doña Josefa también fallece en la ciudad de Arequipa antes de 1808, (fecha aún sin confirmar).

La llegada de Don Ignacio al Alto Perú, se debe a que, Don Francisco Saracivar y Zamalloa, Presbítero, que llegó a ser Canónigo de la Catedral de La Plata, hizo venir desde Oñate a sus dos sobrinos: Ignacio Estenssoro y José Salas Zamalloa. El primero llegó hasta Tarija, mientras el segundo fundó familia en la ciudad del Cusco, donde fue empleado real.

Según un documento escrito por Néstor Rojas Estenssoro, Doña Josefa de Artunduaga e Ichaso, esposa de Don Ignacio, tendría su origen con Doña Josefa de Fuentes y Vargas, hermana del fundador de Tarija Don Luís de Fuentes y Vargas, que casó con Don Juan Porcel de Padilla. Doña Josefa habría heredado los bienes de su hermano Luís, viudo y sin hijos. La nieta de ese matrimonio Doña Melchora Ichaso contrajo nupcias con Don Roque Artunduaga, de cuyo matrimonio nacieron tres hijos: Rafaela, Petrona y Josefa Artunduaga Ichaso. Las dos mayores murieron de avanzada edad y sin descendencia. Josefa casó con Don Ignacio de Estenssoro y Zamalloa, cuando éste tenía 18 años de edad. Esta información no es real, ya que en el Tomo VI del Cuerpo Documental Histórico de Tarija, se encuentra el Testamento del Fundador de Tarija y no existe la mínima referencia a una posible hermana.

Néstor Rojas Estenssoro, en su documento manuscrito y titulado “Notas sobre la familia Estenssoro”, en abril de 1925, anotaba que, Don Ignacio se trasladó a la ciudad de Arequipa con doce mil pesos fernandinos (12.000), con el objeto de realizar algunas transacciones comerciales, ciudad donde falleció. Cuando la noticia fue conocida en Tarija, su hijo Toribio se trasladó a esa ciudad, donde, posteriormente contrajo matrimonio y no retornó nunca a la ciudad de Tarija, dejando descendencia que veremos después.

Don Ignacio es el fundador de la familia
Estenssoro en Bolivia. Es a partir de él,
que se inicia el tronco nacional de la familia.

8.2.- Miguel de Estenssoro y Zamalloa, nacido el 29 de septiembre de 1768 en Oñate. Casó con Melchora de Gorostiza, hija de Francisco de Gorostiza y Mariana de Salvearte, el 11 de agosto de 1778.

8.3.- María Antonia de Estenssoro y Zamalloa, casada con Domingo de Goizueta, hijo de Sebastián de Goizueta y Josefa de Aruna, el 21 de junio de 1789.
Generación 9

9.1.- José Toribio Estenssoro Artunduaga, (Ignacio de Estenssoro y Zamalloa, y Josefa de Artunduaga e Ichaso) nacido en Tarija el 16 de abril de 1787 y bautizado un día después en la Matriz de esa ciudad. Pasa a Arequipa en el Perú al conocer la muerte de su padre en esa ciudad, donde contrae matrimonio con Ángela Sales Salazar, el 27 de abril de 1808. Antes de dejar Tarija tiene una hija natural Juana, con Francisca Poveda. (Ver partida de matrimonio)

Hijos:
1.-María Petronila Ignacia Estensoro Sales (José Toribio Estenssoro Artunduaga y Ángela Sales, Ignacio de Estenssoro y Zamalloa, y Josefa de Artunduaga e Ichaso), b en Arequipa el 31 de enero de 1814, de 3 días de edad, cmc D. Mariano Eusebio Benavides Sales, n en Arequipa, h.l. del Cnel. Mariano Benavides y de D. Petronila Sales.

2.- Ricardo Estenssoro Sales, (José Toribio Estenssoro Artunduaga y Ángela Sales, Ignacio de Estenssoro y Zamalloa, y Josefa de Artunduaga e Ichaso), cmc Manuela Bueno de la Torre en Arequipa, Iglesia de Santa Marta el 21 de noviembre de 1845. Manuela era hija de Felipe Bueno y Josefa de la Torre.

3.- Francisca Estenssoro Sales

Con el fin de sistematizar la investigación, se continuará en esta parte con la descendencia de Don 

Toribio en la ciudad de Arequipa, en el Perú.

Descendencia de Ricardo Estenssoro Sales: (Corresponde a la generación 11) La descendencia, entre otros, fue:
-    Dña. María Estenssoro Bueno, (Ricardo Estenssoro Sales y Manuela Bueno de la Torre, Toribio Estenssoro Artunduaga y Ángela Sales) n en Arequipa, Perú y cmc D. Manuel Gómez de la Torre Pereyra, h.l. de D. Luís Gómez de la Torre y de Dña. Ygnacia Pereira, el 18 de septiembre de 1872.
-    Cnel. D. Víctor Estenssoro Bueno (Ricardo Estenssoro Sales y Manuela Bueno de la Torre, Toribio Estenssoro Artunduaga y Ángela Sales) nace en Arequipa y el 29 de enero de 1872 cmc Gertrudis Pacheco Pino, nacida en el valle de Majes, h.l. de D. Juan Paulino Pacheco y de Dña. Juliana Pino Bejarano.

Según información obtenida por Néstor Rojas Estenssoro, la descendencia de Toribio con apellidos como Benavides, Ramos y Loza, se afincó no sólo en Arequipa sino también en Arica, Mollendo y Lima.
Retornamos a los descendientes en Bolivia

9.2.- Fulgencia Estenssoro Artunduaga. Doña Josefa Artunduaga, viuda de Don Ignacio se trasladó a la ciudad de Sucre con motivo de enfrentar algún pleito judicial. Llevó consigo a su hija Fulgencia, de extraordinaria y gran belleza. Allí fue conocida por Don José Ballivián y su señora madre.
El que habría de ser en el futuro vencedor de Ingavi, se enamoró de Fulgencia y le propuso matrimonio. Ante el rechazo reiterado a esa pretensión y haciendo caso a su verdadera vocación, Fulgencia ingresó como monja al Monasterio de Santa Teresa, para lo que, la madre de Ballivián de concedió la dote requerida, donde llegó a ser la Priora hasta su muerte. Tanta era la belleza de la monja Fulgencia, que poetas y poetisas como María Josefa Mujía, en sus primeros versos, cantó su belleza y sus virtudes.

9.3.- Sebastián Estenssoro Artunduaga, (Ignacio de Estenssoro y Zamalloa y Josefa de Artunduaga e Ichaso) casado, a los diez y siete años, con Benita Larrea, hija única de Don José Manuel Larrea, en Orán, Argentina. A su retorno a Tarija, habiendo muerto su esposa e hijo José María, contrajo segundas nupcias con Doña María de la Concepción Rojas Vásquez, hija de Rafael de Rojas y Dolores Vásquez Iñiguez, el 9 de mayo de 1835, en la ciudad de Tarija. Ella nació el 1 de mayo de 1807, en la misma ciudad.

El Canónigo Saracivar, quién hizo traer desde Oñate a Don Ignacio, padre de Sebastián, decidió costear los estudios de este último en el Colegio Seminario de Charcas. Cuando comenzaron las acciones de la Independencia, Sebastián, joven seminarista, se declaró partidario de la independencia en forma franca y entusiasta. Su tío, el Canónigo declarado realista, retiró el financiamiento de los estudios del joven patriota y lo obligó a retornar a Tarija.

Allí continuó con su participación en los hechos de la independencia, lo que lo obligó a escapar hasta la ciudad de Orán, en la Argentina. Allí, joven y sólo, casó con Doña Benita Larrea, hija única de José Manuel Larrea. Del matrimonio nació José María, quién murió de escasa edad. De igual manera, su esposa dejó de existir y viudo, regresó a Tarija, donde contrajo nupcias, por segunda vez, con Doña María de la Concepción Rojas Vásquez.

Don Sebastián, como se anotó, desde joven sentó plaza en las milicias del General Martín Güemes durante la Guerra de la Independencia. En la campaña ganó varios grados militares hasta coronar su carrera en los campos de Ayacucho, como oficial del Batallón “Rifleros”, comandado por el general Lara. Concurrió al plebiscito del 26 de agosto de 1826 y suscribió el acta que decidía pedir la incorporación de Tarija a la naciente Bolivia.

En 1838 dejó su retiro de Salinas en la provincia O’Connor y tomó nuevamente las armas participando en la batalla de Montenegro. En la Orden General del 30 de junio de 1838 se le confiere la alta distinción de “Miembro de la Legión de Honor”, en reconocimiento a su valiente y brillante actuación en dicha batalla.

María Rojas (Vásquez) Iñiguez, esposa de Sebastián fue hermana mayor de Manuela, históricamente conocida por sus relaciones con el Mariscal Antonio José de Sucre, con quién tuvo un hijo Pedro Cesar nacido en Sucre un 7 de junio de 1828, con descendencia. En la localidad de San Lorenzo, Tarija, había un descendiente de apellido Sucre Rodo. Posteriormente con Casimiro Olañeta Güemes tuvo otro hijo Jano, de quién descienden, entre otros, los miembros de la familia Calvo, habiendo sido Carlos Calvo, Presidente del Instituto Boliviano de Genealogía y Heráldica, su bisnieto. Con Dionisio 

Aparicio tuvo a Corina y otros dos hijos.
En Tarija existe la tradición oral de que Manuela tuvo una gran influencia sobre el Mariscal Sucre, sobre todo en la decisión de aceptar el pedido de Tarija de pertenecer a Bolivia y no así a la Argentina. Sobre este tema no ha sido posible encontrar ningún documento que así lo demostrara.
Don Sebastián con María Rojas tuvieron la siguiente descendencia:
Generación 10

10.1.- Miguel Estenssoro Rojas, (Sebastián Estenssoro Artunduaga y María Rojas Iñiguez; Ignacio de Estenssoro y Zamalloa y Josefa de Artunduaga e Ichaso) nacido el 15 de julio de 1827 y muerto el 15 de marzo de 1898. Casó con Teodosia Rivero Martínez en 1866 en la ciudad de Tarija. Ella nació el 11 de enero de 1853 y murió el 27 de octubre de 1926.

Hijos:
1.- Miguel Sebastián Estenssoro Rivero,
2.- Amalia Estenssoro Rivero,
3.- Alfredo Estenssoro Rivero.

Miguel Estenssoro Rojas se inició en la política militando, junto a la juventud tarijeña, en las líneas que apoyaron a José María Linares para la Presidencia de la República. Participó en la revolución del 5 de septiembre de 1855.

Por su personalidad y condiciones de mando, el gobierno le otorgó el grado de Subteniente. A la caída del gobierno no aceptó ningún cargo del Triunvirato y se dedicó a sus asuntos personales. Vuelta la normalidad al país, Miguel se acogió a la revisión de sus títulos militares y así el 10 de noviembre de 1865 se los asciende a “Comandante Graduado”. El 17 de diciembre del mismo año al grado de “Comandante Efectivo”. Posteriormente el 20 de febrero de 1868 al de “Teniente Coronel Graduado”.

Ascendió al grado de “Teniente Coronel Efectivo” el 28 de marzo de 1869 y al de “Coronel Graduado” el 22 de septiembre de 1870.

El Congreso Nacional le confiere el grado de “Coronel Efectivo” el 19 de noviembre de1885.
Durante la exploración de Cainzo a la región del Chaco, a Miguel Estenssoro le cupo comandar las fuerzas expedicionarias, en las que Hilarión Daza, futuro presidente de Bolivia ocupaba la responsabilidad de Jefe de escuadrón. Cuando Daza asume la Presidencia de la República nombra, a su antiguo jefe, como Comandante General del Departamento de Tarija, en cuyo cargo se posesionó en septiembre de 1877.

Cuando estalla la guerra con Chile organiza, en Tarija, un batallón de 500 miembros. A raíz de los contrastes en dicha guerra, retorna a la capital andaluza y organiza otro batallón para unirse a la Quinta División, comandada por el General Narciso Campero Leyes. La 5ta. División, cuando tiene su cuartel en Cotagaita el 4 de agosto, estaba formada por varios batallones, entre los que se destaca el Batallón Tarija “Granaderos de la Guardia” comandado por el Coronel Miguel Estenssoro Rojas.
El 12 de noviembre de 1879, los regimientos Ayacucho, Méndez y Granaderos de Tarija, con sus comandantes Lino Morales, Miguel Estenssoro, Justo Villegas y Mariano Colodro, libran la batalla de Canchas Blancas, cuyo triunfo evita que las fuerzas chilenas ingresen a Potosí. Se puede considerar a esta batalla una de las más importantes de la Guerra del Pacífico.

Donde más resalta la participación de Miguel Estenssoro, es por su participación en la conquista de las lejanas tierras del Pilcomayo. El 4 de octubre de 1862, los chiriguanos, comandados por el cacique “Arobia”, asaltaron la misión de San Francisco. Don Miguel Estenssoro, en su condición de Comandante militar de Salinas tomó la decisión de enfrentar a los chiriguanos. Con un destacamento de 800 tarijeños derrotó a los indígenas en “Cañones de Abatiri”, en “Guacaya” y otras localidades hasta lograr su total derrota.

Conquistó “Chimeo” y “Yaguasú”, derrotando al peligroso y temible cacique Pasuani.
En los lugares donde se desarrollaron los enfrentamientos, estableció colonias agrícolas. Esta práctica le llevó, años después, a plantear la creación de las “fronteras vivas”, para lo que propuso que:
“Es de urgencia que a cada soldado se le adjudique un solar para casa y una legua cuadrada de terreno para estancias, echando así la base de nuestros dominios y soberanía”

Lic, Jaime Paz Zamora
En 1884 desempeñó las funciones de Jefe Principal de Fortines, en el Chaco y en 1881 ejerció la Jefatura Superior de las Colonias del Gran Chaco. Denunció el total abandono de los efectivos militares asentados en Crevaux.
En su honor y como un justo reconocimiento de los chaqueños, una de las principales unidades educativas de la ciudad de Yacuiba, lleva su nombre.

10.2.- Grimanesa Estenssoro Rojas (Sebastián Estenssoro Artunduaga y María Rojas Iñiguez; Ignacio de Estenssoro y Zamalloa y Josefa de Artunduaga e Ichaso) casada con el Gral. Nicolás Rojas Ballivián, quién según la tradición oral tarijeña, hubiera sido hermano de Rosa Rojas, única esposa del General Mariano Melgarejo, de cuyo gobierno fue su Ministro de Guerra. Esta tradición oral tampoco pudo ser evidenciada documentalmente.

Hijos:
1.- María de la Encarnación Rojas Estenssoro, casada con Domingo Paz Arce, padres de:

  • Domingo Paz Rojas, nacido c. 1874 casado con su parienta Carlota Estenssoro Dávalos (que verá en el punto 10.3),
  • René Paz Rojas, casado con Carmen Galarza Tarraga, padres de entre otros: Néstor Paz Galarza (1910-1984), casado con Edith Zamora Pantoja, padres entre otros de Jaime Paz Zamora (1939-), Lic en Cs Polítcas, Presidente de la República de Bolivia (1989-1983)
2.- Néstor Rojas Estenssoro,
3.- Julia Rojas Estenssoro
4.- Josefa Rojas Estenssoro.

Néstor Rojas Estenssoro, en sus Notas ya referidas, anotaba que Don Sebastián viajo a Sucre y llevó a su hija Grimanesa donde la dejó de siete años de edad, en el Convento de Santa Teresa, durante catorce años. En el convento adquirió una educación especial, una instrucción sólida y amplia y una cultura proverbial. Murió querida y admirada por todos.

10.3.- Rosendo Estenssoro Rojas, (Sebastián Estenssoro Artunduaga y María Rojas Iñiguez; Ignacio de Estenssoro y Zamalloa y Josefa de Artunduaga e Ichaso) nació en Tarija el 28 de noviembre de 1829 y muere el 13 de diciembre de 1925. Contrajo nupcias con Edelmira Dávalos Moreno, hija del General Juan Manuel Dávalos.

Dr. Víctor Paz Estenssoro
Hijos:
1.- María Estenssoro Dávalos,
2.- Mercedes Estenssoro Dávalos,
3.- Carmen Estenssoro Dávalos,
4.- Manuel Estenssoro Dávalos,
5.- Rosendo Estenssoro Dávalos
6.- Carlota Estenssoro Dávalos, nacida en Tarija por 1886, casada con su pariente Domingo Paz Rojas, padres entreo de Víctor Paz Estenssoro, nacido en Tarija en 1907 y fallecido en el mismo lugar 2001, Abogado, 4 veces Presidente de la República de Bolivia (1952-56), 2do mandato (1960-64), 3er mandato (1964-64), 4to mandato (1985-89)

Don Rosendo Estenssoro, cursó sus estudios secundarios y superiores en la ciudad de Sucre. Se graduó de Abogado el 25 de octubre de 1855. Fue un gran hombre público y destacado servidor de los intereses de su región. Fue un hombre de mundo, gracias a sus numerosos viajes por Chile, Argentina, Uruguay, Brasil y otros países, como así por la mayor parte de los departamentos de Bolivia.

Desempeñó durante algunos años la cátedra de matemáticas en el tradicional Colegio San Luis de Tarija.

En el año 1869 ingresó, como Presidente, a la Corporación Municipal, hoy Municipalidad o Gobierno Municipal Autónomo. Sus esfuerzos estuvieron dirigidos a la reconstrucción del Hospital San Juan de Dios, a la realización del censo de población, creación de escuelas de primeras letras (primaria). Así mismo dividió la ciudad en zonas o barrios para facilitar la atención de las Juntas de Vecinos. Es destacable el esfuerzo destinado a los caminos vecinales.

Nuevamente en el año de 1872 fue electo, por una inmensa mayoría de votos a la municipalidad, ejerciendo por segunda vez la Presidencia. Pero a mediados del mismo año tuvo que hacer dejación de sus labores municipales por haber sido designado por el gobierno como Prefecto del Departamento.

Nuevamente en los años de 1874, 1876 y 1882, don Rosendo Estenssoro desempeñó su trabajo en la Municipalidad.

En el año 1861, la Provincia Salinas, hoy O’Connor, lo nombró, a sus 32 años, como su representante a la Constituyente convocada para analizar y aprobar una nueva Constitución. Su participación fue destacada en la Ley de Imprenta y en la creación del Consejo de Estado. Su representación fue como independiente, pero militó en las filas opositoras al General Achá, que había derrocado al Presidente Tomás Frías.

En el año 1886, Rosendo Estenssoro Rojas, fue designado Senador de la República por el Departamento de Tarija.

Durante el año 1874 y a raíz de una serie de incidentes doctrinales acaecidos en el seno de la universidad tarijeña, Rosendo Estenssoro sustituyó en el cargo de Carcelario de la misma al Dr. Heriberto Trigo.

Por decisión del gobierno y por segunda vez asumió las funciones de Prefecto del Departamento el 13 de febrero de 1899.

Es necesario destacar un hecho importante. Don Rosendo Estenssoro fue contratado por el General Narciso Campero, para que investigara el verdadero origen y nacimiento del mismo. El resultado de sus investigaciones fue un informe donde esclarecía que fue hijo de Don Felipe Campero, administrador de Tojo, residencia de los Marqueses de Tojo y de doña Florencia Leyes, hija del capataz de la misma hacienda. Dicho informe se lo puede encontrar en “Las tejas de mi techo” de Don Bernardo Trigo.

10.4.- Ricardo Estenssoro Rojas, (Sebastián Estenssoro Artunduaga y María Rojas Iñiguez; Ignacio de Estenssoro y Zamalloa y Josefa de Artunduaga e Ichaso) nació en Tarija el año 1848, y contrajo matrimonio con doña Virginia Raña Ruiz, hija de Timoteo Raña, militar de origen uruguayo y Manuela Ruíz, el 18 de febrero de 1867 en la ciudad de Tarija.

Hijos:
1.- María Manuela Estenssoro Raña,
2.- Carolina Estenssoro Raña,
3.- Daniel Estenssoro Raña,
4.- José Ricardo Estenssoro Raña,
5.- Carmen Estenssoro Raña,
6.- Dolores Estenssoro Raña,
7.- Luisa Estenssoro Raña.

10.5.- Nicolás Estenssoro Rojas (Sebastián Estenssoro Artunduaga y María Rojas Iñiguez; Ignacio de Estenssoro y Zamalloa y Josefa de Artunduaga e Ichaso)

10.6.- Ignacio Estenssoro Rojas, (Sebastián Estenssoro Artunduaga y María Rojas Iñiguez; Ignacio de Estenssoro y Zamalloa y Josefa de Artunduaga e Ichaso), casó con doña Fulgencia Vásquez.
Hijos:

1.- Ricardo Estenssoro Vásquez,
2.- Clementina Estenssoro Vásquez,
3.- Victoria Estenssoro Vásquez,
4.- Carmen Estenssoro Vásquez

10.7.- Teresa Estenssoro Rojas (s/d)

Fuente:
1. elpaisonline.com
2. Agredados sobre Víctor Paz Estenssoro de Wikipedia.org

martes, 22 de diciembre de 2015

El cierre del Congreso por decreto

En 1908, el presidente José Figueroa Alcorta tomó una drástica medida contra el Poder Legislativo, donde la mayoría opositora se negaba a tratar el presupuesto


No se ignora que el doctor José Figueroa Alcorta (1860-1931) fue el único argentino que condujo los tres poderes del Estado, en distintos momentos de su vida. Fue vicepresidente de la República y por tanto presidió el Senado Nacional (1904-1906); presidente de la República (1906-1910) por muerte del titular, y presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (1930-31). Pero fue también el único presidente que clausuró el Congreso. Es una historia que merece contarse a grandes rasgos.

Figueroa Alcorta tenía vinculación familiar con Tucumán: su esposa, Josefa Bouquet, era hermana de Clemencia Bouquet, casada con el distinguido político tucumano Zenón J. Santillán. Como buen cordobés, había sido siempre hombre de Julio Argentino Roca y del Partido Autonomista Nacional (PAN), que el ex presidente lideraba y cuyo núcleo duro estaba en aquélla provincia.

De la mano de Roca logró ser, sucesivamente, ministro en Córdoba, diputado nacional, gobernador de su provincia y senador nacional. En la “Convención de notables” de 1903, el apoyo de Roca le significó la candidatura a vicepresidente, en la fórmula que encabezaba el doctor Manuel Quintana y que, triunfante, asumió en 1904. Con la muerte de Quintana (1906) quedó como presidente titular.
Era ministro del Interior de Quintana, el doctor Joaquín V. González, hombre de Roca, demostrando así su fidelidad al PAN. Pero al renunciar González, Figueroa Alcorta lo sustituyó por un antirroquista, el doctor Manuel Montes de Oca, y luego por otro –tucumano- de la misma tendencia, el doctor Marco Avellaneda. Quedaba claro, de ese modo, que ya no aceptaba la tutela del PAN, que seguía siendo muy fuerte en el Congreso, sobre todo en el Senado.

Pero Figueroa Alcorta, además, maniobró con seguridad y con firmeza para demostrar que tampoco lo dirigían los legisladores mitristas; ni los numerosos partidarios del caudillo bonaerense y senador doctor Marcelino Ugarte, quien aspiraba a sucederlo en la presidencia en las elecciones de 1910.
La cerrada oposición legislativa hacia el presidente se manifestaba a cada rato, y eso convirtió en improbable la aprobación del presupuesto 1908. Figueroa Alcorta convocó al Congreso a sesiones extraordinarias, desde el 15 de noviembre de 1907, para tratar esa ley clave y varias otras. Pero pasaron tres meses sin que las Cámaras se ocuparan de los asuntos de la convocatoria. Además, se sabía que Ugarte maniobraba con sus legisladores para plantear juicio político al Ejecutivo.

Entonces, el presidente tomó una decisión que nadie sospechaba. El 25 de enero de 1908, expidió, en acuerdo de ministros, un decreto por el cual declaraba clausuradas las sesiones extraordinarias del Congreso, retiraba todos los asuntos elevados a su consideración, y ponía en vigencia, para 1908, el presupuesto del año anterior.

Los considerandos tenían en cuenta que, desde el comienzo de las sesiones, “no han sido considerados por las Cámaras, ni puestos a la orden del día para su discusión, ni uno solo de los asuntos incluidos en la convocatoria”.

Y añadía que, específicamente, la falta de sanción del presupuesto privaba al Gobierno “de los recursos necesarios para el sostén de instituciones como el Ejército, la Marina, la Policía, el Correo, los Ferrocarriles; sin cuyo funcionamiento desaparecería el gobierno de la Nación”.
Esto además de impedir “el servicio de la deuda pública, cuya suspensión produciría la ruina del crédito nacional”. Tampoco se habían tratado los pliegos de curso para el intendente municipal y para el presidente del Consejo Nacional de Educación.

En esas condiciones, entendía que prolongar las sesiones del Congreso era “contrario a la letra y al espíritu de la Constitución, la cual prescribe que sólo debe sesionar durante cinco meses, y faculta al Poder Ejecutivo para que lo convoque a sesiones extraordinarias, con el único objeto de tratar asuntos de gran importancia”.

Expresaba que semejante proceder “amengua la autoridad moral del Poder Ejecutivo y puede ser el germen de la anarquía y de la guerra civil”. Y que, en última instancia, “el presidente es el jefe supremo de la Nación y tiene a su cargo la administración del país”, con el deber de “velar por la paz y la tranquilidad pública y mantener la marcha administrativa del Estado”.
El cierre fue bastante más allá de los papeles. Figueroa Alcorta dispuso, el 27 de enero, que el Cuerpo de Bomberos ocupara el edificio del Congreso, y que impidiera el acceso de los legisladores de ambas Cámaras, en la proximidad de cuyos domicilios, además, se apostó la policía.
Al mismo tiempo, el Ministerio del Interior informaba que estaban prohibidas las reuniones de legisladores nacionales en todo el territorio de la República. Cualquier gobernador que las facilitara, sería intervenido.

Como es de imaginar, la medida tuvo enorme resonancia pública. En la prensa, la condena fue prácticamente unánime. “La Nación”, por ejemplo, habló de un “atropello constitucional” y en el mismo sentido se pronunció “El Diario”. El título de “El Nacional” expresaba: “Golpe de Estado”.
Se sabía que Marcelino Ugarte instaba a sus amigos para alzarse directamente contra el Gobierno, y que con el mismo propósito se comunicaba con las provincias. No lo apoyaron. Cuando invitó a alzarse al gobernador de Entre Ríos, este le respondió que movilizaría sus fuerzas “veinticuatro horas después de que Buenos Aires movilizara las suyas”. Y en cuanto al gobernador de Buenos Aires, Ignacio Irigoyen, respondió a Ugarte que movería sus uniformados “siempre que Roca se ponga a su frente”.

En suma, los opositores no pudieron hacer nada concreto para revocar la drástica medida presidencial. El paso del tiempo iría jugando a favor de Figueroa Alcorta. La oposición más fuerte, que encabezaba Ugarte, planeaba que, ni bien se reabriera el Congreso, podría votarse rápidamente un juicio político al presidente.

Pero Figueroa Alcorta exigió al gobernador de Buenos Aires que rompiera con Ugarte, bajo amenaza de intervenirlo. La ruptura consistiría en armar una lista de candidatos a diputados nacionales donde no hubiera ningún “ugartista”. Fue una oferta que Irigoyen no pudo rechazar.

En la Capital Federal, roquistas y ugartistas se sumaron al Partido Republicano para armar una coalición que derrotara al presidente. Pero Guillermo Udaondo, jefe de los republicanos, no estaba muy convencido. Se demoró en el veraneo y, cuando por fin regresó, objetó la lista armada. No hubo tiempo para reunir la convención del partido y confeccionar otra: por lo tanto, no hubo lista opositora. Figueroa Alcorta indicó a cada gobernador de provincia la nómina que debía votarse. El único que no la aceptó fue el roquista Antonio Ortiz y Herrera, gobernador de Córdoba, y el Ejecutivo lo intervino, designando comisionado al médico y diputado nacional tucumano Eliseo Cantón.

Sin oponentes en la elección de diputados nacionales, cuando se integró de nuevo el Congreso se sentaban en las bancas numerosos hombres que respondían al presidente. En cuanto al Senado, los opositores encontraron conveniente plegarse a los nuevos vientos. Sólo desentonaba con la postura complaciente, el doctor Manuel Láinez, quien, desde “El Diario” satirizaba a Figueroa Alcorta sin descanso: lo llamaba “vice en ejercicio” y aseguraba que tenía fama de “yeta”…

Al reanudarse las sesiones, el 7 de mayo de 1908, con un Congreso despoblado de opositores, cayeron en el vacío las fuertes críticas que algunos diputados (como Antonio Piñero, Luis María Drago, Carlos Saavedra Lamas o Emilio Mitre) lanzaron contra la clausura.

En su mensaje de apertura de las Cámaras, aseguró Figueroa Alcorta que no había tenido intención alguna de violar la Constitución ni de inmiscuirse en el ámbito reservado a otros poderes del Estado. Mentó de paso la clausura del Congreso, a la que calificó de “uno de los procedimientos ulteriores” del decreto de implantación del presupuesto, determinado “por circunstancias graves y móviles elevados y dignos, absolutamente ajenos al designio inconcebible de incurrir en una violación de fueros parlamentarios, que no habría tenido justificación razonable”.

El tan resonante cierre del Congreso se canceló con una medida realmente insólita: el cuerpo resolvió procesar y multar al jefe de Bomberos, coronel José María Calaza, por haber impedido a Láinez el ingreso al Senado durante la clausura…

Fuente: Raúl Hill

lunes, 21 de diciembre de 2015

Call for papers – Convocatoria para la recepción de artículos, reseñas y transcripción de documentos para el Nº3 de REVISTA HISTORIA PARA TODOS (Junio-Julio 2016)

A partir del 2 de diciembre del 2015 hasta el 1 de abril del 2016 se encuentra abierta la tercera convocatoria de Revista Historia para Todos para la recepción de artículos, reseñas y transcripciones de documentos.


Las normas han sido actualizadas, así que les recomendamos darles un vistazo por AQUÍ
El número 3 esta proyectado que salga entre la última semana de junio y la primera de julio del 2016. ¿Por qué? Aquí en Argentina celebraremos el 9 de julio del 2016 nuestro bicentenario de la Independencia. Es por ello que la revista contará con una sección especial y única dedicada a los estudios  [además de las clásicas historia general, reseñas críticas y transcripción de documentos] que hagan referencia al proceso por el cual pasó el territorio nacional y en particular Tucumán, entre 1800 y 1820. Además también dentro de esta sección ingresarán los aportes que hagan referencia a los “estudios del centenario” (siglo XX).
Contaremos con el apoyo de distintos investigadores provenientes de nuestra provincia, Tucumán, como así también de investigadores de Buenos Aires, a los cuales agradecemos enormemente por sumarse a éste número.

En parte, puede decirse, será un número especial y queremos invitarlos a que se animen a formar parte de él, enviando sus producciones para que sean evaluadas y puedan formar parte de este gran número que tenemos en mente.

Tal y como es nuestro objeto desde nuestra apertura, este es un espacio para todos y ustedes ayudan a construir este pequeño lugar pieza por pieza.

Es así que llamamos a convocatoria para las siguientes secciones:

Sección bicentenario – centenario: dedicada a aquellos estudios que hagan referencia a la situación del territorio nacional y particularmente de Tucumán entre 1800 y 1820. También serán evaluados para esta sección los artículos que hagan referencia a los estudios del centenario.

Sección Historia general: será un poco más acotada que los nº1 y 2. Se recibirán artículos de historia en general, ya sea económica, cultural, política, de America Latina, europea, historiográficos, etc. Además, aquellos artículos de Historia de Tucumán que no se inserten dentro de la sección especial, serán evaluados para esta sección.

Sección Reseñas críticas: se recibirán reseñas críticas de libros y artículos de revistas.

Sección Transcripción de Documentos: seguimos con la sección inaugurada en nuestro número 2, que lleva por objeto el de crear un espacio de ayuda entre investigadores.

domingo, 20 de diciembre de 2015

Archivos Fotográficos de la Biblioteca Nacional del Perú

Molino de Santa Clara
La Biblioteca Nacional del Perú alberga importantes fotografías salidas de reconocidos estudios fotográficos del país desde mediados del siglo XIX los cuáles nos cuentan, en imágenes, vivencias, paisajes, personajes, costumbres, y otros acontecimientos de esa época.

El sitio requiere registración gratuita para acceder a los contenidos

Link: Biblioteca Nacional de Perú

sábado, 19 de diciembre de 2015

¿Llegaron los romanos primero a América?

Una nueva teoría sostiene que Colón no fue el primero en llegar a América
Se basa en el hallazgo de una supuesta espada romana y monedas antiguas


Los expertos, encabezados por Jovan Hutton Pulitzer, afirman que cuentan con pruebas de que los romanos desembarcaron en Norteamérica en el siglo I d.C. o incluso antes.

Su teoría se basa en el descubrimiento de una espada romana en el agua costera de la isla del Roble (Oak Island), Nueva Escocia (Canadá), informa Boston Standard.

Los investigadores también citan otros hallazgos, como un petroglifo de los micmac, un pueblo indígena de Nueva Escocia que, según Pulizer, retrata a legionarios romanos.

Los descubrimientos en la zona incluyen un silbato de legionario hallado en 1901, un escudo romano hallado en el siglo XIX y monedas de la Antigua Cartago, así como túmulos e inscripciones típicas del Levante antiguo.

Según su informe, citado por History Channel, la presencia de una especia de planta invasora usada por los romanos sería una prueba más de que el primer europeo llegó a América mucho antes de 1492.

Sin embargo, muchos historiadores sostienen que estos hallazgos no son fiables, ya que los artefactos podrían haber sido dejados por coleccionistas en la actualidad.

Otras teorías también sugieren que la llegada de Colón a América estuvo precedida por los vikingos, los polinesios o los chinos.

Fuente: Cuatro.com

lunes, 14 de diciembre de 2015

Otra vez: Gardel es uruguayo

La investigadora argentina Martina Iñíguez subió un video a YouTube donde refuta la tesis francesa del nacimiento de Carlos Gardel.



A través de la documentación hallada en los últimos años, se ha probado la falsedad de la biografía francesa atribuida al cantor Carlos Gardel.

Ninguno de los sostenedores del Gardel francés ha podido, hasta el momento, trazar una biografía francesa fidedigna que no colisione con la documentación existente.
Los invitamos a intentarlo.

GARDEL FRANCÉS: UN FRAUDE - Por Martina Iñiguez
Cuando se pretende afirmar el francesismo de Gardel, se recurre permanentemente a un irregular “testamento ológrafo”, apoyado en un acta de nacimiento de un hijo de Berta Gardes que nunca supo cantar, nacido en Toulouse, que se contrapone a lo que el cantor siempre declaró en su documentación oficial jurídicamente perfecta: ser uruguayo, nacido en Tacuarembó e hijo de padres fallecidos, pero sin explicar jamás a qué se debieron la cantidad de falsedades difundidas para intentar sostener una biografía de Gardel más falsa aún: la del “Gardel francés” o “historia oficial”.

Falsarios y difamadores ampliamente conocidos recurren a “chicanas judiciales” que jamás probaron nada más que su ineficacia y falta de credibilidad, o hacen risibles intentos de hacer creer que la historia la determinan supuestas posiciones o conductas oficiales imaginarias, para distraer del hecho real:
Jamás se explicó por qué razón se aceptan las incongruencias de la “historia oficial” y la validez de un engendro fraudulento, movilizado por la avidez de poseer una herencia que de algún modo hubieran podido merecer Berta Gardes y los esposos Muñiz, pero que tuvo por finalidad que los bienes de Gardel quedaran bajo la administración y propiedad final del factótum de la operación: Armando Defino.

Los DOCUMENTOS acumulados desde el nacimiento de los progenitores de Gardel hasta la fecha, hablan con la fuerza de su terca elocuencia. Paradojalmente, muchos trabajos que prueban la falsedad fueron elaborados por quienes consciente o inconscientemente, por interés o sin él, por comercialismo, frivolidad, chauvinismo, necedad o simple ignorancia, incidieron para tergiversar la biografía gardeliana.
Son tantas las pruebas de la orientalidad de Gardel como las de las falacias de su presunto y absurdo francesismo.

Hoy, con el rigor de la documentación escrita, con una avalancha de pruebas irrefutables e indestructibles:

Publicaciones de la época, registros de CEMLA, planillas de censos, actas de nacimiento, matrimonio y defunción de los personajes involucrados en la vida de Carlos Gardel (Familias Escayola y Gardes, Anaïs Beaux, Fortunato Muñiz, Odalie y Esteban Capot, Romualdo López, Paul Lasserre, etc., fotografías correctamente datadas a través de la trayectoria de los estudios fotográficos, planos escolares que prueban el lugar exacto en que fue fotografiado Carlitos escolar cursando primer grado “C” en una escuela de Montevideo, trayectoria escolar documentada que demuestra que esa fotografía no correspondió a ninguna de las escuelas a las que asistió el suplantado Charles Romuald Gardes), la mentira ha sido desenmascarada, la verdad resplandece y América Latina recupera la totalidad de la identidad de este incomparable cantor nacido en la segunda sección judicial de Tacuarembó, que alcanzaría su esplendor en una ciudad como Buenos Aires, considerada en su época como “La Reina del Plata”.

El destino lo llevó a morir en Colombia, como si un mágico conjuro hubiera querido mantenerlo en las entrañas del continente que lo vio nacer.