lunes, 30 de noviembre de 2015

30 de noviembre dia del Mate

En homenaje a “Andresito”, caudillo federal de origen guaraní que luchó en las invasiones luso-brasileñas, los argentinos celebramos hoy por primera vez el Día Nacional del Mate.

Por lo que significa este ritual profundamente arraigado en las costumbres y tradiciones de los argentinos, el Día Nacional del Mate fue instaurado por ley en enero de este año. La fecha del 30 de noviembre fue elegida en conmemoración del nacimiento de Andrés Guacurarí, también conocido como el primer gobernador de origen guaraní (hasta 1819, en Corrientes) e hijo adoptivo de Artigas.

De acuerdo al Instituto Nacional de la Yerba Mate, el mate tiene propiedades antioxidantes y energizantes, por lo que tomarla también implica incorporar al cuerpo beneficios para la salud.

Según datos del mismo organismo, en la Argentina se consumen alrededor de 256 millones de kilos de yerba mate, lo que implica un consumo anual per cápita de unos 6,4 kilos. “La yerba mate está presente en más del 90% de los hogares”, consigna la misma fuente.

“Su consumo aporta al organismo gran cantidad polifenoles, vitaminas del complejo B, potasio, magnesio y xantinas. Los polifenoles actúan como un antioxidante, que ayuda a aumentar las defensas y a disminuir el envejecimiento celular”, destaca el organismo.

Los indios guaraníes utilizaban las hojas de la planta de yerba mate como bebida, pero también como objeto de culto y ritual, y como moneda de cambio en sus trueques con otros pueblos prehispánicos como los incas, los charrúas y los araucanos. La crónica de Télam recuerda que para el guaraní el árbol de la yerba era “el árbol por excelencia, un regalo de los dioses”.

“Tomar la savia de sus hojas era para ellos beber la selva misma”, se indica; y se recuerda que los conquistadores aprendieron de los guaraníes el uso y las virtudes de la yerba mate, e hicieron que su consumo se difundiera en forma extraordinaria, organizándose un intenso tráfico a todo el Virreinato del Río de la Plata. “Los guaraníes lo disfrutaban en rondas alrededor de un “fuego sagrado”; el mismo legado que llegó a nuestros días, convirtiendo a la ronda de mate en un rito social significativo”

Etimología

Al llegar los conquistadores a estas tierras, notaron que los nativos practicaban el ritual de juntarse a beber una infusión a los que los guaraníes llamaban kaaí, siendo ka’á: ‘hierba’, e í: ‘agua’.4

La expresión «mate», nace del vocablo quechua matí, que significa calabaza (el recipiente para beber mate suele ser hecho de calabaza). El mismo se tomaba a través de una cañita denominada «tacuarí», en cuyo extremo se colocaba una semilla ahuecada que hacía las veces de filtro.

También se lo ha llamado «té del Paraguay» u «oro verde» por el alto valor que tuvo sobre todo en tiempos coloniales.5

Por extensión, los conquistadores denominaron de esta manera a la infusión elaborada a partir de la (yerba (Ílex paraguayensis).

En portugués se llama chimarrão (‘cimarrón’, salvaje), aunque especialmente en Sur de Brasil también se utilice la palabra «mate».

Historia

Los conquistadores que veían a los nativos tomarlo, tenían la creencia de que el mate era una «hierba del demonio» por desconocer su práctica.nota 1 Sostenían además que era una bebida de haraganes, ya que los nativos dedicaban varias horas por día a este rito.

El mate se originó como un rito de los nativos guaraníes en el territorio que hoy ocupa el Paraguay y las provincias argentinas de Misiones y Corrientes, los guaraníes sepultaban los restos de sus seres queridos y en ese mismo lugar plantaban yerba mate, luego que la planta crecía, la cosechaban y la tomaban en «rueda» con sus familias de la misma manera que se realiza hoy en día. Los nativos guaraníes realizaban estos ritos porque creían que de esa manera el espíritu de sus seres allí enterrados iban a crecer con la planta de yerba mate y pasar a través del mate a su cuerpo y permanecer con ellos. También solían plantar donde enterraban a sus parientes distintos tipos de vegetales comestibles porque creían que así crecía mejor la planta.6

Los españoles observaron que a los guaraníes, el mate los fortificaba para el trabajo y en caso de necesidad les servía de alimento. Hacia 1714, su uso se había extendido a Bolivia y Chile. Los británicos de Chile (que se ocupaban de la trata de esclavos traídos de África) vieron que también beneficiaba a los negros, lo probaron y lo llevaron a Londres, donde fue muy bien recibido. Incluso se pensó en reemplazar el tradicional uso del té por esta bebida, ya que era más provechosa e incluso más barata; pero como las misiones jesuíticas del Paraguay eran su único productor, y el comercio del té les reportaba tan buenas ganancias, se desechó la idea.nota 2

Según al antropólogo Daniel Vidart, el mate es algo más que una bebida. Es una tradición que vence las costumbres aislacionistas del criollo y empareja las clases sociales... y a través de los tiempos, es el mate quien hizo la rueda de amigos, y no la rueda quien trajo al mate. Y no solo eso, a su vez también es un símbolo para todo aquel que se aleja de su país natal (Paraguay, Uruguay, Argentina, Chile, algunos estados de Brasil y Bolivia) y encuentra en él una remembranza y un enlace con su tierra.

Fuente:
2. Wikipedia.org

Curioso Atlas gigante


El Atlas Klencke : Le fue obsequiado al Rey Carlos II de Inglaterra por un grupo de comerciantes holandeses. Mide 1 metro 75 centímetros de alto y, una vez abierto, tiene un ancho de casi dos metros. Como su nombre indica, es un atlas universal, compuesto por 37 mapas que abarcan todo el conocimiento geográfico de la época.


Se custodia, debidamente restaurado en la Biblioteca Británica



sábado, 28 de noviembre de 2015

Como buscar datos sobre los ancestros sirios o libaneses

Los inmigrantes del Líbano y de Siria comenzaron a llegar a América alrededor de 1870, por lo que la información histórica, cultural y familiar es, en comparación con otras colectividades llegadas al continente con anterioridad, relativamente sencilla de ubicar para todos aquellos que se interesen en la genealogía.

Como Líbano y Siria fueron por muchos siglos colonias, la vida era muy difícil para sus habitantes. Los períodos de guerra religiosa entre los musulmanes y los cristianos, los conflictos por la tierra, y la luchar entre tribus eran moneda corriente en ese lugar, por lo que muchos pobladores comenzaron a ver a la emigración como la única salida a sus problemas. Los barcos a vapor de las compañías Líneas Francesas y Fabre llevaron a muchos libaneses y sirios a América, generalmente haciendo escalas en Havre o Marsella, para luego llegar a su destino.

Entre 1860 y 1890, comenzó a llegar la primera inmigración libanesa y siria a América. La primera familia completa siria en arribar al continente, fue la del profesor Joseph Arbeely que llegó a los Estados Unidos junto con su esposa, sus seis hijos y una sobrina, en 1878. Dos de sus hijos, fundaron más adelante el primer periódico árabe en el mundo occidental, y otro fue cónsul en Jerusalén, bajo la presidencia de Grover Cleveland.

Durante la Primera Guerra Mundial, la inmigración declinó levemente, pero en la posguerra volvió a crecer notablemente. Por supuesto que la inmigración no era nada fácil: El viaje era bastante costoso, y tomaba de tres a siete semanas, dependiendo del clima. Los inmigrantes solían venir en grupos familiares, pero era más común que llegarán hombres jóvenes (y de vez en cuando, mujeres jóvenes), esperando encontrar trabajo y enviar el dinero necesario para costear el pasaje de los otros miembros de la familia. A menudo venían con otro compañero de su pueblo o aldea, o tenían amigos o parientes que los esperaban en América. Si no podían pagar el pasaje de todos los miembros de la familia, el padre llevaba primero a los hijos mayores y la madre y los más chicos continuaban esperando que les llegase el dinero, por lo que es muy probable que sus ancestros hayan venido en diferentes viajes.

¿Cómo era la vida en América?

El primer objetivo que tenían al arribar al país elegido, era encontrar empleo. Cerca del 20% de los inmigrantes eran trabajadores calificados en su país, algunos de ellos profesionales, pero la mayoría eran terratenientes o pequeños granjeros arrendatarios. Cuando llegaron al país,(sin tierras, solo con unas monedas, e incapaces de hablar el idioma), eran pocos los trabajos que estaban disponibles para ellos. Algunos fueron a trabajar en fábricas, o tomaron empleos en los gobiernos de su ciudad, pero la gran mayoría se convirtió en comerciantes o pequeños empresarios, poniendo restaurantes, casas textiles, almacenes, o pequeñas fábricas.

Casi no existen informes que señalen a algún inmigrante temprano sirio-libanés que no se haya dedicado a la venta ambulante a domicilio o de ciudad en ciudad, ofreciendo cordones, telas, alimentos no perecederos, sogas, u otros elementos necesarios para las amas de casa. Tanto hombres como mujeres, salían de sus hogares determinados días de la semana, con pesadas bolsas o cajas de cuero para llevar las muestras de sus mercancías, y tomaban los pedidos para su siguiente viaje. El vendedor ambulante, era a menudo el “corredor” de una sociedad compartida con otro socio, que permanecía en el negocio para cuidar de él.

La libanesa y la siria eran colectividades muy unidas, con gente muy diligente, trabajadora, familiera, y de buena posición económica, que habitualmente concurría a la iglesia o la mezquita. Los casamientos dentro de la comunidad eran muy animados, por lo que los padres a menudo arreglaban las uniones de sus hijos.

Raramente se implicaban en la política, pero las comunidades ejercitaban un estricto control sobre cada uno de sus integrantes, por lo que los porcentajes de libaneses o sirios que cometían algún delito eran muy bajos. La educación era muy importante, por lo que no es casualidad que los libaneses y sirios de la tercera generación hayan sobresalido en sus respectivas profesiones.

Quienes sean descendientes de libaneses y sirios tienen una oportunidad única de investigar sus propios antecedentes familiares, al tiempo que pueden colaborar a preservar la historia étnica de la comunidad y de su gente. Cada investigación agrega más datos y conocimientos en este campo, especialmente si una copia de la misma se entrega a las bibliotecas o sociedades civiles históricas, para que otros también puedan reconstruir su pasado. La metodología utilizada para investigar los antecedentes familiares libaneses y sirios, es similar a la usada para las familias de origen europeo, aunque con algunos pequeños cambios.

¿Cómo investigar la historia de nuestros antepasados?

Hable con todos los miembros de la familia que le sea posible: padres, abuelos, tíos abuelos, tías, tíos y primos. Puesto que la inmigración más grande se desarrolló entre 1890 y 1914,muchos de los hijos de los inmigrantes originales,sin dudas que continúan con vida. Un grabador y un pequeño cuaderno son sus herramientas básicas. Para comenzar a saber más sobre la cultura sirio-libanesa en general, puede preguntarles a otros inmigrantes conocidos, que hacían y donde estaba su familia en su anterior país o su ciudad de origen, las razones de la inmigración, las costumbres que guardaron, y las vidas que tuvieron al llegar. Pregúnteles a los hijos y nietos con antepasados inmigrantes, como vivieron su niñez, que historias o noticias escucharon de sus padres, que comidas comían, que celebraciones hacían, y como se relacionaba la familia con la comunidad americana.

Realice preguntas amplias, que no puedan tener un “sí” o un “no” como respuesta. No pregunte “¿Su padre jugaba mucho con usted?”, si no “Cuales son los primeros recuerdos de su padre?”. La oportunidad de hacer preguntas a los inmigrantes originales es bastante limitada, y si usted no aprovecha este tiempo, su investigación será más complicada. Los documentos públicos estarán disponibles para siempre, pero los recuerdos personales de estos inmigrantes, y de sus hijos, morirán con ellos.

Busque todo tipo de papeles, documentos, y fotografías familiares para reconstruir sus antecedentes familiares. Una buena fuente, por ejemplo, son los formularios de ingreso al país, donde se les solía pedir el nombre original y la ciudad de procedencia, incluyendo el nombre del barco, y la fecha aproximada en que zarpó y llegó. Una vez que usted sepa esto, pida al Ministerio del Interior las listas de pasajeros; si la encuentran, podrá sacar una copia de la página donde se menciona a su pariente. Las listas de pasajeros no solamente tienen información sobre los miembros familiares que viajaban juntos, sino que a menudo mencionan a los parientes que permanecían en el país original. Muchos expedientes de los barcos y las listas de pasajeros pueden también encontrarse en Internet o en las páginas de las compañías que aún prestan servicio.

Entre también en contacto con la iglesia a la que sus parientes concurrieron. Para muchos inmigrantes, este era el centro de sus vidas culturales y sociales, por lo que allí se pueden encontrar certificados de nacimiento, de matrimonio o de defunción. Si usted entra en contacto con la iglesia por correo, no olvide incluir su dirección y unas estampillas para que no incurran en gastos al responderle. Puede existir un pequeño costo por cada documento que le proporcionen, pero, en cualquier caso, incluya una pequeña donación con su consulta o respuesta.

Investigar en el Líbano y Siria es algo más difícil, pero también puede realizarse. La Biblioteca Jafet, en la Universidad Americana de Beirut, Líbano, por ejemplo, tiene un centro de consultas, y su personal suele responder todos los casos. Si usted sabe bien los nombres árabes y las fechas apropiadas, puede obtener las partidas de nacimiento o defunción en el distrito o sede de las Oficinas de Censo. Trate de enviar su pregunta a la Oficina de Censo de la comunidad (es decir en su aldea, ciudad, o condado) donde vivió su antepasado.

El personal de los Archivos Nacionales Sirios, en Damasco, informó recientemente que los certificados de nacimiento, muerte y matrimonio existen en Siria desde hace muy poco, por lo que solo se pueden conseguir documentos en las parroquia o iglesias. De hecho, las iglesias de muchas áreas han sobrevivido a los bombardeos, por lo que si usted conoce específicamente a cual concurría su antepasado, puede entrar en contacto con ella directamente. Los expedientes de las iglesias no han sido catalogados, pero igualmente pueden ser hallados. Por ejemplo, los archivos de las comunidades armenias o maronitas de Aleppo, que datan de mediados del S.XIX, están disponibles incluso por correo (recuerde escribir su carta en árabe, y si no consigue a alguien que pueda hacerle la traducción, en inglés).

Los Archivos Nacionales Sirios poseen los expedientes de varias cortes situadas en Damasco, Aleppo, Homs, y Hama, de los años 1517 a 1919. Los expedientes de cortes son documentos muy completos, pero algo confusos para identificar herencias, propiedades, procedimientos de divorcio, u otros asuntos legales de los musulmanes, cristianos, y las poblaciones urbanas judías. Estos expedientes no se catalogan, por lo que no poseen los nombres de los habitantes de la Siria pre-moderna. Por lo tanto, si bien es cierto que pueden servirle para su investigación familiar, debe trabajar bastante, y armarse de mucha paciencia. Sin embargo, los funcionarios públicos suelen comprometerse con las búsquedas que se realizan en Damasco. Pero es muy recomendable que usted o su acompañante tenga un profundo conocimiento del idioma árabe.

Tenga presente que las traducción de los nombres árabes al castellano, a menudo dejaban mucho que desear. Intente descubrir si el nombre que usted está investigando no es el original; si es así, necesita descubrir cuál era el verdadero antes de partir al exterior. Como con otros grupos étnicos, hay nombres asociados a las ocupaciones, como Khoury/cura o Kaout/sastre, a los rasgos de carácter o condiciones físicas, como Eyen/enfermizo, o algunos topónimos. Una investigación completa de los nombres que usted está buscando será fundamental, y le ahorrará mucho tiempo y dinero en el futuro.

Existen sitios para la mayoría de los grupos étnicos. Quienes investiguen a familiares libaneses pueden dirigirse a 

Por último, no deje que su duro trabajo se eche a perder. Ofrezca a cada uno de sus hijos u otros miembros de la familia, una copia de sus investigaciones sobre sus antecedentes familiares. También puede entregar una, a una biblioteca pública o asociación civil. Trate de que el fruto de su trabajo llegue a la mayor cantidad de gente posible: Las historias familiares y de comunidades son más valiosas cuando se comparten.

Fuente: PaginasArabes

viernes, 27 de noviembre de 2015

Yavi un pueblo de centenarios hacia 1855



Censo del pueblo de Yavi en la provincia de Jujuy con habitantes de más de 100 años, diciembre de 1855.

Documentos Escritos. Sala VII. Legajo 153.

Transcripción:

Provincia de Jujuy, pueblo de Yavi a 59 leguas de la Ciudad
Autoridades:
El cura = un jefe político = un alcalde mayor = la Receptoría completa de un Receptor, un oficial auxiliar, un … y un ordenanza = según la constitución de la Provincia jurada el 2 de Marzo de 1856, se suprime el Jefe Político y se establecen las siguientes autoridades = la Municipalidad que ya está nombrada compuesta de 6 individuos, el Cura, Juez de Paz, maestro de escuela y 3 miembros más a elección del pueblo, y habrá un comisario de Policía.
- Población total 215 almas
- Hombres 57 = mujeres 113 = niños 30 = niñas 55 = Nacimientos
- 6 y en todo el Departamento 150 al año = Defunciones 2 en todo el
- Departamento 50 = Casamiento 1 en todo el Departamento 14
- Casas 53. La mayor parte recién construidas
- Templos 1 y 1 panteón
- Artesanos 2 sastres 1 carpintero y 1 zapatero
- Escuelas: se establece 1 por orden del Gobierno de primeras letras
- Casas de negocio: 3 en … y otras temporadas
Oficial: un capitán de Naciones = 12 Nacional = armamentos 5 sables, 8 tercerolas, 20 lanzas sin regazos y 2 corazas.
Ganados pertenecientes al pueblo
Vacuno 50 cabezas = lanar 1000 = caballar 100 = yeguarizo 25 = mulas 25 = burros 100
Sembrados
Trigo 2 hectáreas se cosechan al año = alfalfa 2000 = papas ... los almacenes al año.
Industria
Panaderías y … en general pero en pequeñas escalas. Molino de agua y de moler trigo y maíz.

Nota: el que no quiera morir nunca trasladarse a Yavi, pues he visto montado a caballo un hombre hijo del país en edad de 130 años siendo muy general hombres y mujeres en 100 años.

Fuente: Archivo Gral de la Nación

miércoles, 25 de noviembre de 2015

Breve esquema genealógico de Gabriela Michetti

Luego de haber presentado un breve genealogía del presidente electo de la República Argentina, realizamos otra entrega con la genealogía no documentada de Gabriela Michetti, extraraída del libro: "Gabriela: Historia íntima de la mujer detrás de la Política" escrito por Fernando Amato y Sol Peralta.

Los Michetti

Alfredo Michetti casado 1ras nupcias con Elisa Ferri, quien falleció tragiamente a los 24 años, dejando a su viudo con tres, hijos, 2das nupcias con su cuñada María Estela Ferri de 15 años, padres de dos hijos entre ellos Mario, que sigue en I

I. Mario Oscar Ferri, casado en Laprida el 22-2-1964 con Marta Reneé Illia, padres de:

1. Marta Gabriela Michetti Illia, nacida en Laprida el 22 de mayo de 1965, bautizada de 11 días en la Parroquia Santa, siendo sus padres su abuelo paterno José "Pepe" Illia y su abuela materna María Estela Ferri, Licenciada en Relaciones Internacionales, Vicejefa de Gobierno Porteño (2007-2009), Diputada Nacional (2009-2013), Senadora Nacional (2013-2015) casada con el periodista Eduardo Curia, quien se ecuantra actualmente divorciada, padres de Lautaro Cura Michetti.

2. Silvina Michetti Illia, licenciada en historia

3 Gabriel Michetti Illia, médico

Los Illia

Acerca del parentesco del abuelo de Gabriela, con don Arturo Illia Francesconi, el libro de Fernando Amato y Sol Peralta nos cuenta, que José "Pepe" Illia casado con María del Giorgio, era primo hermano del ex-presidente, y no nos brinda más información, siguiendo el Diccionario Biográfico Italo-Lombardo, sabemos que don Arturo Umberto Illia, fue hijo de Martín y Emma Francesconi, a su vez nieto de Inocencio y de Constantina del Giorgo, también encontramos en los registros de FamilySearch a Juan Inocencio Illia del Giorgio, bautizado en el Santísimo Sacramento de Tandil, el 9-10-1869, quien estimamos sería el padre de José "Pepe" Illia, la relación



Fuentes:

1. Fernando Amato y Sol Peralta: "Gabriela: Historia íntima de la mujer detrás de la Política" , Ed. Sudamericana
2. Dionisio Petriella y Sara Sosa Miatello: Diccionario Biográfico Italo-Lombardo, Asociación Dante Alligieri, Buenos Aires, 1976
3. La Nación.com.ar
4. Wikipedia
5. Blog Oficial

martes, 24 de noviembre de 2015

Breve esquema genealógico de Mauricio Macri

Ing. Mauricio Macri
Mauricio Macri a partir del 10 de diciembre de 2015, será el Presidente de la República Argentina, en estas líneas recorreremos brevemente sus ascendencia paterna.
Giorgio Macri, nacido en Polistena, Calabria, empresario, casado con Lea Lidia Garlani, fueron padres de:

1. Franco Macri Garlani, que sigue en I

2. María Pía Macri Garlani, nacida en Roma, casada con Antonio Calcaterra, fallecido 2004, padres de: Ángel Jorge Antonio, Emilia, Teresa Ester, Fabio Marcelo y Pío.

3. Antonino Macri Garlani, nacido en Roma el 13-8-1934 y fallecido en Buenos Aires el 17-8-2005, casado con Alicia Martha Boga Dhers, padres de

3.1. Jorge Macri Boga, nacido en Tandil el 5 de marzo del 1965, intendente de Vicente López (2011-2015)
3.2. Daniela Macri Boga

I. Franco Macri Garbini, nacido en Roma el 15-4-1930, empresario, llegó a la Argentina a los 18, junto a sus hermanos menores, casado en 1ras nucpias con Alicia Blanco Villegas de quien se divorció en 1980, contrajo 2das nupcias en 1980 con Cristina Cressier de quien se divorciaría el 1986, sus hijos
 
1. Mauricio Macri Blanco, que sigue en II

2. Sandra Cristina Macri Blanco (1960-2014), casada en 1ras nupicas con Hugo Alberto Valladares, con sucesión, casada en 2das nupcias en Morón en 2004 con Néstor Daniel Leonardo, parapsícologo

3. Gianfranco Macri Blanco, casado eon Elianne Badessich

4. Mariano Macri Blanco, casado con Marie Peña Luque, con sucesión

5. Florencia Macri Cressier

II. Mauricio Macri Blanco, nacido en Tandil el 8 de febrero de 1959, ingeniero civil, empresario, Presidente de Club Atlético Boca Juniors (1995-2007), Diputado Nacional por la CABA (2005-2007), Jefe de la Ciudad de Buenos Aires (2007-2015), Presidente electo de la República Argentina en 2015, casado en tres oportunidades, 1ro en 1981 con Ivonne Bordeu y Martínez Rivarola, padres de Agustina, Ximena y Francisco, en 2 nupcias 21-10-1994 con Isabel Menditeguy Vergara, y en 3ras nupcias el 16-11-2010 en Tandil con Juliana Awada Baker, padres de Antonia nacida en 2011

Los Blanco

Debilio Blanco Villegas (1900-1956) casado con Argentina Cinque, padres de:

1. Alicia Blanco Villegas
2. Jorge Blanco Villegas (1932-2011) Empresario, Presidente de la Unión Industrial Argentina (1993-1997)

Fuentes:

domingo, 22 de noviembre de 2015

La fascinante vida de Lola Mora, la primera escultura latinoamericana

Dolores Candelaria Mora Vega, más conocida como Lola Mora, nació el 17 de noviembre de 1866. Es controvertido su lugar de nacimiento. Su cuna se la disputan Tucumán y Salta. Los salteños alegan que nació en El Tala, una localidad del sur de esa provincia, en el límite con Tucumán, donde vivían sus padres: un tucumano (Romualdo Alejandro Mora Mora) y una salteña (Regina Vega Sardina). Los tucumanos se basan en que fue bautizada en Trancas, en el norte de esa provincia y que ella siempre se reconoció tucumana.

Dolores "Lola" Mora Vega

Los padres de Lola se casaron el 16 de marzo de 1859 en la parroquia de San Joaquín de las Trancas. De esa unión nacieron siete hijos: cuatro mujeres y tres varones. Lola fue la tercera hija. Después de vivir once años en el pueblito de El Tala, sus padres se mudaron con su familia a San Miguel de Tucumán para darle una mejor educación.

A la edad de siete, Lola asistió al Colegio Sarmiento, donde se destacó como alumna. Durante el mes de septiembre de 1885, con diferencia de dos días, fallecieron sus padres. Lola tenía dieciocho años.
En 1887 llegó a Tucumán el pintor italiano Santiago Falcucci para dar clases en esa ciudad. Lola tomaba clases particulares del maestro, quien la inició en la pintura, el dibujo y el retrato. De Falcucci, Lola aprendería el neoclasicismo y el romanticismo italiano, que caracterizó su vida. Retrató a las personalidades de la sociedad tucumana de entonces. Así aprendió a relacionarse con el poder, mediante su arte. Lola entendía que la única manera de financiar sus obras era mediante encargos de los Gobiernos de turno.

La primera obra de Lola Mora que existe en Salta, fue en homenaje al Dr. Facundo de Zuviría, trabajada en mármol y que se encuentra en el Parque San Martín de Salta (Capital).
Animada por su éxito, retrató al gobernador de Salta, Delfín Leguizamón, en una obra al carbón. Su trabajo resultó tan perfecto que su maestro Falcucci diría: "Era la copia de una fotografía, pero tenía todo de propio, de individual en la factura".

Para los festejos del 9 de julio de 1894, Lola pintó una colección de veinte retratos en carbonilla de los gobernadores tucumanos, desde 1853. El diario El Orden encomió su trabajo: "Es la obra quizás de más aliento de cuantas se han llevado a la exposición [...] Muchos de ellos son algo más que un retrato, son verdaderas cabezas de estudio, de franca y valiente ejecución". La Legislatura de la provincia adquirió sus obras en cinco mil pesos. Estas carbonillas se conservan en el Museo Histórico de la provincia.

Lola se había transformado en una celebridad en Tucumán. En julio de 1895 viajó a Buenos Aires en busca de una beca para perfeccionar sus estudios en Europa. El 3 de octubre de 1896 el presidente José Evaristo Uriburu le concedió a "Dolores C. Mora, durante dos años, la subvención mensual de cien pesos oro, para que perfeccione sus estudios de pintura en Europa".

Al año siguiente se instaló en Roma, como alumna del pintor Francesco Paolo Michetti. Conoció también al escultor Giulio Monteverde, el "nuevo Miguel Ángel", a quien le pidió que la aceptara, también, como alumna. Lola Mora había encontrado su vocación. En pocos meses progresó de tal modo que su nuevo maestro le aconsejó dedicarse exclusivamente a la escultura y la artista abandonó la pintura para siempre.

Bautismo de Lola Mora, asentado en Trancas
Lola se insertó naturalmente en los círculos artísticos y culturales de Roma, donde fue muy respetada. La escultura de un autorretrato de la artista, de mármol de carrara, exhibida en la Exposición de París, ganó una medalla de oro. La prensa argentina empezó a publicar sus trabajos, sus viajes por Europa, sus exposiciones y los premios recibidos.

Lola volvió a la Argentina en 1900, con un prestigio ganado. Tucumán le encargó una estatua de uno de sus hijos más notables: Juan Bautista Alberdi. Lola ofreció a la municipalidad porteña su obra más famosa: la Fuente de las Nereidas (un magnífico grupo escultórico con reminiscencias mitológicas romanas) para colocarla en la Plaza de Mayo. También acordó con Salta la fundición de estatuas y relieves conmemorativos para el Monumento del 20 de Febrero. Retornó a Roma y puso manos a la obra.

En agosto de 1902 Lola Mora regresó a Buenos Aires con los bloques de la fuente embalados. Cuando se descubrieron las estatuas desnudas que la conformaban, estalló el escándalo. Muchos la consideraron inapropiada para instalarla enfrente de la Catedral. Para acallar a los descontentos, se la emplazó en la intersección de las actuales Leandro N. Alem y Juan D. Perón. El ex presidente Bartolomé Mitre visitó, admirado, las obras. La hermosa fuente se inauguró el 21 de mayo de 1903, en presencia de una muchedumbre que, curiosa, quería contemplar la fuente del escándalo. Representaba el nacimiento de Venus (mujer nacida de las aguas), que surgía con gracia de una ostra marina, sostenida por dos Nereidas (con escamas en sus muslos, que terminan en colas de pez, enroscadas en una roca).

Por esa época recibió el encargo de esculpir una estatua de la reina Victoria, a ser emplazada en Melbourne (Australia) y del zar Alejandro I en San Petersburgo (Rusia). Sin embargo, rechazó ambas encomiendas, porque debía adoptar la ciudadanía británica o rusa, respectivamente. Se le encomendó también un busto del presidente Julio Roca, una estatua de Aristóbulo del Valle, una alegoría de la independencia, dos sobrerrelieves para la Casa Histórica de la Independencia en Tucumán y cuatro estatuas para decorar el nuevo edificio del Congreso Nacional; que representarían a los presidentes más célebres de los congresos argentinos históricos: Carlos de Alvear, Francisco Narciso de Laprida, Facundo Zuviría y Mariano Fragueiro.

Busto esculpido por Lola Mora en Roma 1912, a Joaquín Castellanos.
En 1904 Lola volvió con todos sus encargos: el busto de Roca, las cuatro figuras para el Congreso, la estatua de Juan Bautista Alberdi, la alegoría de la independencia y los dos frisos, en bronce fundido, para la Casa Histórica. El busto de Roca quedó en la Casa Rosada y las estatuas, en el nuevo Congreso. Viajó a Tucumán para instalar las demás obras. De la alegoría de la independencia, no le gustó el emplazamiento previsto (al ingreso de la Casa Histórica). Movió cielos y tierra para erigirla en el centro de la Plaza Independencia, donde yergue hasta hoy. Para ello, hubo que desalojar una estatua del Gral. Manuel Belgrano, que ocupaba ese sitial, que se trasladó a la plaza de igual nombre, en el antiguo Campo de las Carreras. De la época data la polémica sobre cómo había que instalar la estatua: o mirando hacia el naciente o hacia el oeste (los cerros tucumanos). En la discusión terció Bartolomé Mitre, quien sostuvo que debía mirar el nacimiento del Sol y Lola, apoyada por Roca, insistía en que debía mirar hacia el poniente. Sostuvo la indomable artista: "La libertad, cual astro de la moral y la civilización de los pueblos, debe nacer con el Sol y como el que nace, jamás lleva los ojos hacia atrás, mira por tanto al infinito". De más está decir que la polémica la ganó Lola Mora, quien instaló la estatua donde quiso y en la orientación que le pareció mejor. Es extraordinaria esta escultura de una mujer que exhibe, decidida, su cuerpo hacia adelante, luego de romper las cadenas que la oprimían. Su vestimenta, mojada, se adhiere a su pecho, empujada por el viento que recibe de frente. Tiene claras reminiscencias de la Victoria de Samotracia y las obras escultóricas clásicas griegas.

Luego instaló los monumentales altorrelieves de bronce en la Casa Histórica. Uno simboliza el 25 de mayo de 1810, el otro, el 9 de julio de 1816, fechas señeras de la argentinidad. Finalmente, emplazó su magnífica estatua de Juan Bautista Alberdi en la plaza de igual nombre, donde se la puede apreciar hoy.

Durante 1905 Lola trabajó, de vuelta en Roma, en el monumento a Aristóbulo del Valle y los grupos alegóricos que iban a adornar al nuevo edificio del Congreso: la libertad, el comercio, la justicia, la paz, el trabajo y dos leones. La reina Elena de Italia la visitó en 1906 y quedó impresionada con esos trabajos. En julio retornó al Plata con esos encargos. Vivía y trabajaba en una parte del nuevo Congreso. Vándalos destruyeron el brazo de la estatua de don Aristóbulo. Lola diseñó la cuadriga que se observa arriba del ingreso al Congreso, cinceló el tintero de bronce del Senado y terminó las alegorías para el Parlamento durante 1907.
En 1908 inauguró un busto del presidente Luis Sáenz Peña en la Casa Rosada y esculpió un monumento a Nicolás Avellaneda. Se le encargó también el Monumento a la Bandera, en Rosario, que no alcanzó a concretar, salvo algunas estatuas que se colocaron recién en la década de 1990.
El 22 de junio de 1909, a los cuarenta y dos, Lola contrajo matrimonio con Luis Hernández Otero, un intrascendente empleado del Congreso, hijo de un ex gobernador entrerriano y diecisiete años menor. En el acta, Lola figura con diez años menos. La pareja nunca fue feliz y luego de cinco años su marido la abandonó. De su vida privada han corrido muchas versiones: desde que fue amante de Julio Argentino Roca, un gran admirador y protector suyo hasta que tenía inclinaciones bisexuales. Versiones que, a su muerte —sus sobrinas quemaron su correspondencia íntima—, corroborarían estos rumores. No obstante ello, su familia siempre negó ambas habladurías.

Los Leones, ciudad de Nieva
A partir de 1910 declinó su estrella. Incumplimientos contractuales de sus proveedores la llevaron a endeudarse y a hipotecar su atelier de Roma. Inauguró su monumento a Nicolás Avellaneda en la ciudad del mismo nombre el 8 de junio de 1813, en presencia del presidente Roque Sáenz Peña, el vicepresidente Victorino de la Plaza y su gran amigo Julio Argentino Roca (una de las últimas veces que se verían). Con la muerte de Roca, Lola perdería toda su influencia y los adversarios políticos del Zorro tucumano empezaron a pasarle facturas a la artista. En 1915 el Congreso decidió desmontar su conjunto escultórico tachándolos de "adefesios horribles". El diputado Luis Agote agregó: "No demuestran nuestra cultura ni nuestro buen gusto artístico". El conjunto se desmembró entre cinco provincias.

En 1917 se separó legalmente de su marido, aunque continuó firmando Lola Mora de Hernández. En 1918 la municipalidad porteña desmanteló la Fuente de las Nereidas y la mandó al ostracismo: donde se erige hoy, en la entrada de la Reserva Ecológica.

Hacia 1920, Lola abandonó, decepcionada, la escultura y se volcó a las nuevas tecnologías; se transformó en la primera emprendedora argentina. Impulsó el dispositivo llamado cinematografía a la luz, que permitía ver cine sin necesidad de oscurecer una sala. Intentó vanamente introducirlo en el mercado. También se le conocen inversiones en el ámbito ferroviario, vial o urbanístico.

En 1825 recibió otro descontento. El presidente radical Marcelo T. de Alvear dejó sin efecto la encomienda para diseñar el Monumento a la Bandera. Era la última obra encargada por el Estado. Para revertir el golpe, emprendió la extracción de combustibles con base en destilación de rocas fósiles (esquistos bituminosos). Se asoció con otros aventureros y recorrió infructuosamente las montañas de Salta para desarrollar el negocio, que resultó un rotundo fracaso y se llevó sus ahorros.
Desahuciada y con su salud deteriorada, entre 1932 y 1933 retornó a Buenos Aires, bajo el cuidado de sus sobrinas. Le costaba caminar, divagaba y perdía el conocimiento. En 1933 la Sociedad Sarmiento de Tucumán realizó una muestra a beneficio de la empobrecida artista. En 1935, restaurado el orden conservador, el Congreso le aprobó una pensión de doscientos pesos mensuales. El 17 de agosto Lola sufrió un ataque cerebral que la dejó postrada hasta el 7 de junio de 1936, cuando falleció, a los sesenta y nueve años. Sus restos se trasladaron desde el Cementerio de la Chacarita hacia Tucumán en 1977.

Así la despidió La Nación: "El decidirse por el arte ya había significado una proeza, recordemos la fecha de sus comienzos y su actuación inicial. Mujer y escultora parecían términos excluyentes. Los prejuicios cedieron, sobrepujados por la evidencia de su obra". O el diario Crítica: "Es el homenaje perenne y sincero que compensa, hasta cierto punto, la ingratitud material de los poderes públicos y la sorda hostilidad de nuestros círculos artísticos que veían en Lola Mora la expresión de gustos anticuados y definitivamente 'pasados de moda".

En su memoria, la ley 25003 instituyó, en 1998, la fecha de su nacimiento (el 17 de noviembre) como Día Nacional del Escultor y las Artes Plásticas.

Fuente:
1) Infobae.com
2) Fotos: Sitios Varios de internet
3) Bautismos, Igl. San Joaquín de Trancas, Trancas, Tucumán, Argentina, L11 F190

viernes, 20 de noviembre de 2015

Historiadores PUCP proponen nuevas visiones para estudiar el virreinato peruano

El inicio y el ocaso del período virreinal fueron eventos que interesaron a Alfredo Escudero, alumno de pregrado en Historia; y a Patricio Alvarado, alumno de la Maestría en Historia. Ellos ganaron la beca Riva-Agüero Bustamante de la Fuente 2016. A través de ella, la fundación M. J. Bustamante de la Fuente otorga 10 mil soles para completar sus trabajos de investigación.

Construyendo un Estado en el Nuevo Mundo

¿Qué pudo haber sentido Gonzalo Pizarro al ser relevado del mando de las tierras peruanas por la corona española, luego de años de ser la cabeza de la empresa conquistadora? “Pizarro, junto con un grupo de encomenderos conquistadores del Perú, se rebelaron contra la corona española cuando esta designó al primer virrey, Blasco Nuñez de Vela”, explica Alfredo Escudero, egresado de la especialidad de Historia y ganador de una de las dos becas otorgadas por el Instituto Riva Agüero (IRA).

En su tesis titulada “El ocaso de los encomenderos: el fracaso de la rebelión de Gonzalo Pizarro (1544 – 1548)”, Escudero plantea que el control de la distribución del patrimonio (tierras, indios, encomiendas) fue un elemento fundamental en el levantamiento de Pizarro y sus allegados, más allá de la influencia de otros actores, tales como el virrey, la iglesia o las audiencias.

Su tesis busca estudiar cómo fue el gobierno en los territorios peruanos durante estos cuatro años de rebelión contra la corona española. “Desde esta perspectiva podemos replantear la relación que había entre las colonias de América y la corona de España. La historiografía ha sustentando que esta relación habría sido más fiel de lo que realmente fue”. En realidad, las nuevas colonias habrían demostrado una fuerte oposición inicial, situación que obligó a la corona a replantear cómo gobernar y administrar sus nuevas tierras. Para probar su punto, Escudero recurrirá a fuentes de la época. “Utilizaré crónicas y protocolos notariales del Archivo General de la Nación. Asimismo, analizaré las cartas que se enviaba Pizarro con sus tenientes, en las cuales se hablaba de los problemas de la guerra, si faltaban armas, si faltaba comida, si la gente estaba desesperada”, menciona.

Procesos independentistas: luchando contra la tradición historiográfica nacionalista

Al estudiar los procesos independentistas americanos, se suele tener un sesgo nacionalista, el cual motiva darle más relevancia a la construcción de los nuevos Estados que a la respuesta por parte de las autoridades españolas. “Estos conflictos fueron fundamentalmente guerras civiles, no era una lucha entre españoles y americanos. En ambos bandos había tanto españoles como peruanos, chilenos y argentinos, entre otras nacionalidades” explica Patricio Alvarado.

En su tesis de maestría titulada “En defensa del imperio: políticas contra revolucionarias de los tres últimos virreyes del Perú (1809-1824)”, Alvarado busca analizar cómo el contexto de la crisis política de la monarquía española en 1808 terminó debilitando la estructura del imperio español, lo cual a su vez repercutió en la formación de juntas de gobierno de carácter autonomista.

“Lo que planteo es tanto estudiar y analizar las coincidencias, discrepancias, continuidades y cambios de las políticas de los tres últimos virreyes borbónicos en este periodo en contra del proceso independentista en la América meridional”, explica el tesista. Alvarado estudiará a los virreyes José Fernando de Abascal (1806- 1816),  Joaquín de la Pezuela (1816 – 1821) y José de la Serna (1821-1824), quien luchó y perdió contra las tropas de San Martin y las de Bolívar. Para realizar este estudio, el historiador revisará tanto fuentes históricas peruanas como bolivianas y argentinas. “Este verano viajaré primero a Sucre, en Bolivia, y luego revisaré los documentos bonaerenses. Así, investigaré no solo la historia de Perú, sino de estos tres territorios, los cuales conformaban el Alto Perú”, finaliza.

Fuente: PuntoEdu.pe

lunes, 16 de noviembre de 2015

15 de noviembre de 1816, Aniversario del Desastre de Yavi

Gral. Martín M. de Güemes
El Coronel, don Juan Fernández Campero, marqués de Tojo y Señor de Yavi, avanzó desde sus posesiones anteriores, siempre en cumplimiento de órdenes de Güemes, en dirección de Yavi, haciendo correr la voz de que “era Belgrano con todas sus fuerzas”; (19) ante cuya noticia la fuerza española se retiró precipitadamente de esta población, dejando en su apuro, “equipajes y pertrechos, por hallarse las bestias de carga pastando a larga distancia. (20)

El marqués, no obstante las reiteradas órdenes que se le había dado, para adoptar toda suerte de precauciones ante el temor de que la retirada enemiga sólo fuera una hábil ardid, se entregó a una confianza ciega en la seguridad de que los españoles se habían retirado a Suipacha o Cotagaita, cuando en realidad apenas habían llegado a Moraya.

Güemes, receloso, trató de conjurar el inminente peligro, ordenó al Coronel don Manuel Eduardo Arias, que avanzara hasta Corral Blanco, al sur de Yavi, si es que el enemigo entraba por ese camino.
El marqués, ciego en su confianza, desoyó las advertencias que le enviara don Gaspar Aramayo. No tomo ninguna providencia de seguridad, como la instalación de los necesarios centinelas en los lugares altos que rodean por todas partes la población y, por el contrario, tranquilamente, se fue a escuchar una misa mandado celebrar en su preciosa capilla.

Olañeta, enterado de esta circunstancia favorable reforzó sus efectivos con tropas que ordenó traer desde Mojo e inmediatamente se dio a la tarea de tomar por asalto a la descuidada población.
El descalabro fue grande. Los oficiales patriotas hicieron lo imposible para reunir tropas de su mando que, presas de más tremendo pánico, solo atinaban a huir en todas direcciones. Algunos hombres, a la desesperada, trataron de organizar alguna resistencia en lo alto de la loma, pero fueron exterminadas por fuerzas muy superiores. Bloqueados y cercados, cada uno trató de salvarse como mejor pudo. El segundo del Marqués , teniente coronel don Juan José Quesada, que con Ruiz de los Llanos y otros oficiales fueron sorprendidos en la casa del jefe muy poco pudieron hacer rodeados por todas partes.

Gral. Pedro Antonio de Olañeta
Campero abandonó la misa al sentir el tropel. En ese momento “pasaba Ruiz de los Llanos, montando en pelo un caballo flaco enfrenado; el Marqués que lo ve, le suplica su consejo y protección, a lo que el generoso oficial, cedió dándole su caballo. Cuesta al Marques cabalgar aun con ayuda. Mas, una vez encima, ordena a Ruiz organizar la tropa, mientras tira él a ponerse a salvo. Pero el enemigo entrando también por la parte del río en aquel momento, dilata el pánico. Todos se creen cercados. Ruiz que era alto y flexible, alcanza al Marqués y de un salto se le trepa en las ancas, pero viendo que era imposible sostenerlo a caballo sin silla ni estribos, toma una mula con quien da, cambia al Marqués de cabalgadura y acompañado de cuatro jinetes se creé en salvo. Más siete enemigos lo cargan también a caballo; una zanja que se cruza en el paso, detiene al Marques que titubea entre el golpe que le ofrecía el salto de la bestia y las garras de los perseguidores. Sus compañeros lo instan, el tropel ya está encima; él es el único que queda en aquella banda. Al fín toma ánimo, se encomienda a Dios y afirma el acicate a la bestia. Salta la mula, arroja al Marqués de la silla y cae en el fondo de 

la zanja, con lo que los enemigos logran darle alcance”. (21)
El Marqués y Quesada tomados en esta infortunada circunstancia, fueron remitidos presos al Perú.
El desastre no fue tan grande, por cuanto lograron huir, llevando sus armas, la mayoría de las fuerzas que fueron recalando en La Quiaca, Cochinoca y otros puntos. (22)

El 27 de noviembre, Belgrano desde Tucumán, informa al Director Supremo Pueyrredón, que “se demuestra no haber sido tan desastroso el contraste” y que “no es extraño que los cobardes que primero fugan, abultan y exageran los sucesos al tamaño del terror que los ocupa”. (23)

El general español, García Camba, en sus memorias, da como que “se hicieron trescientos cincuenta prisioneros con el comandante general, Marqués de Tojo el comandante Quesada, y el caudillo Indio, Cala, que, por esta circunstancia, fue inmediatamente pasado a las armas”. (24)


19) La Gaceta
20) Idem.
21) B.Frías T.II, pág.728
22) Partes oficiales, etc. T.II, pág.247
23) Idem, Pág.248
24) García Camba. Memorias, etc. Tomo I, pág.299
Bibliografía: Tomado de la Obra de Félix Infante “Jujuy y la Guerra de la Independencia” del Autor 1989, pág.38

Fuente: Jujuy le han puesto de nombre

viernes, 13 de noviembre de 2015

Los Frías de Santiago del Estero - Parte II

Pedro José Amador de Frías y Araújo, fué bautizado en Santiago del Estero, el 29 de Octubre de 1777, y contrajo matrimonio en Tucumán, el 13 de Enero de 1806, con doña Justa Ávila y Paz (hija de Pedro Juan de Avila, y de doña Isabel de Paz Sosa), naciendo de esa unión

1.º José Aparicio de Frías Ávila, que sigue.

2.º Justo Pastor de Frías Ávila, bautizado el 8 de Agosto de 1808, y casado el 23 de Abril de 1832, con doña Manuela García y Rodríguez, a la que hizo madre de

a) Pedro Antonio de Frías García, bautizado el 20 de Agosto de 1833, y fallecida niño.

b) Justo Pastor de Frías García, bautizado el 20 de Agosto de 1833, gemelo del anterior y muerto también en la niñez.

c) Pedro Tomás de Frías García, bautizado el 9 de Octubre 1834 y casado el 5 de Abril de 1864, con doña Clemencia Cabiráu González (hija de Francisco Cabiráu y de doña Dolores González). Tuvieron los siguientes hijos

1.º Pastor Jorge de Frías Cabiráu, bautizado el 21 de Mayo de 1865, que casó el 2 de Diciembre de 1896 con doña Estela González Rodríguez (hija de Antonio González Castro y de doña Matutina Rodríguez Anaya.)

2.° Adelfa María de Frías Cabiráu, bautizada el 16 de Agosto de 1866.

3.º Horacio de Frías Cabiráu, bautizado el 5 de Septiembre de 1868.

4.º Dolores de Frías Cabiráu, bautizada el 3 de Septiembre de 1870.

5.º Clemencia Julia de Frías Cabiráu, bautizada el 9 de Julio de 1871, que casó el 12 de Mayo de 1882 con José Pelayo Willians Alcorta.

6.º María Silvia de Frías Cabiráu, bautizada el 3 de Octubre de 1872.

7.º Sara de Frías Cabiráu, bautizada el 23 de Noviembre de 1874 y casada el 21 de Septiembre de 1896, con Ricardo de Frías Pineyro (citado en el número 8.° de la letra f), del número 6.º del párrafo V de esta misma filiación). Con sucesión.

8.º Enrique de Frías Cabiráu, bautizado el 13 de Agosto de 1878, que casó el 28 de Septiembre de 1917, con doña Nelly Pasman Livington y cuyos hijos fueron: Horacia Enrique, Nelly Isabel, José Luis, Guillermo Arturo y Carlos Miles de Frías Pasman, y

9.º Delfína de Frías Cabiráu, bautizada el 15 de Septiembre de 1880.

d) María Catalina de Frías García, gemela de su hermano Pedro Tomás, bautizada el 4 de Octubre de 1834, que casó el 3 de Junio 1860 con Hortensio Méndez Caldeyra y Berdia.

e) Pastor Mariano de Frías García, bautizado el 31 de Diciembre de 1836.

f) Justa Juana de Frías García, bautizada el 16 de Julio de 1838, que murió niña.

g) Manuela de Frías García, bautizada el 14 de Abril de 1840 y casada el 31 de Diciembre de 1860 
con Francisco Lino Balbín del Caño. Con sucesión.

h) Domingo de Frías García, bautizado en Montevideo el 3 de Febrero de 1843 y casado en Buenos Aires el 24 de Marzo de 1870 con doña Etnia Molina Pinto. Falleció en Buenos Aires, el 28 de Agosto de 1903, dejando estos hijos:

1 ° Emilia de Frías Molina, bautizada el 30 de Abril de 1871, que casó el 25 de Abril de 1891, con Guillermo Arning Lawson.

2.º Raul Mariano de Frías Molina, bautizado el 26 de Julio de 1873, fallecido soltero.

3.º Franklin Nemesio de Frías Molina, bautizado el 20 de Febrero de 1875 y fallecido soltero, y

4.º Jorge Hipólito de Frías Molina, bautizado el 30 de Enero de 1879, Abogado, Presidente de la Cámara de Apelaciones en lo Criminal y Correccional y Presidente de la Sociedad Protectora de Encausados. Casó el 3 de Marzo de 1904, con doña Matilde Ayerza Martínez (hija de José Toríbio Ayerza Zabala y de doña Matilde Martínez Saenz), y procrearon estos hijos: Jorge Domingo, María Matilde, Josefina Emilia, Emilia Josefina, Domingo Jorge, Raul Domingo, María Teresa, Luis, Félix y Susana de Frías Ayerza.

i) María Justa de Frías García, bautizada el 9 de Octubre de 1844 y casada en 30 de Junio de 1866, con su primo Pedro Fragueiro Frías (hijo de Antonio Fragueiro del Corro y de doña Josefa Isabel de Frías Avila, tía carnal de su nuera, que volveremos a citar después).

j) Isabel de Frías García, bautizada el 19 de Diciembre de 1848, que casó el 4 de Agosto de 1865, con Ramón Muñiz Bastarte, y

k) Pastor Fernando de Frías García, bautizado en San Francisco de Pelotas, en el Brasil, el 30 de Mayo de 1850 y casado en Buenos Aires el 23 de Octubre de 1876, con doña Ana Bochs Mármol. Falleció el 27 de Agosto de 1906, dejando estos hijos:

1.º Ventura Pastor de Frías Bochs, bautizado el 17 de Julio de 1877 y casado en 6 de Junio de 1899 con doña Isabel Desviat Catoni. Con una hija llamada Elsa Dolores.

2.º Ana María de Frías Bochs, fallecida en la infancia.

3.° Félix de Frías Bochs, muerto también niño.

4.° Mario Baldomero de Frías Bochs, bautizado el 3 de Abril de 1881 y casado con doña Juana Ugarte, en la que procreó a Mario Javier de Frías Ugarte.

5.° María Ester de Frías Bochs, fallecida niña.

6.° Alicia de Frías Bochs, casada el 30 de Octubre de 1912 con Carlos Marcó del Pont Villate.

7.º Judit de Frías Bochs, y

8.° Oscar de Frías Bochs, bautizado el 2 de Noviembre de 1884 y casado el 5 de Diciembre de 1917 con doña Constanza Escriña Bunge. Con sucesión.

3.° Josefa Isabel de Frías Ávila, bautizada el 22 de Julio de 1813, y casada el 14 de Junio de 1828, con Antonio Fragueiro del Corro (hijo de Benito Antonio Fragueiro y de doña Agustina del Corro y Cabanillas). Fueron padres de

a) Pedro Fragueiro de Frías, esposo de su prima hermana María justa de Frías García, citada antes.

4.° Manuel de Frías Ávila, bautizado el 25 de Octubre de 1826 y casado en Montevideo con doña Matilde Nin Reyes (hija de Federico Nin y de doña Benita Reyes). De esa unión nacieron:

a) Manuel de Frías Nin, bautizado en Montevideo, que falleció soltero, y

b) Matilde de Frías Nin, natural de Montevideo, donde casó con su primo Alberto Nin. Con sucesión en Montevideo y Buenos Aires.

5.º Emiliano Domingo de Frías y Ávila, bautizado el 22 de Julio de 1818 y casado en Río Grande (Brasil), el 15 de Abril de 1851, con doña Leopoldina Nin Reyes, hermana de la anterior. Falleció en Buenos Aires el 4 de Julio de 1892, dejando estos hijos:

a) María de Frías Nin, natural de Montevideo, donde casó con su primo Emiliano de Frías Daíz, con sucesión que daremos más adelante.

b) Ernesto Pedro de Frías Nin, bautizado en Montevideo el 7 de Agosto de 1855, que fué Ministro de la República Oriental de Buenos Aires, en Madrid, y casó en Montevideo el 21 de Abril de 1880 con doña María Illa Castro. Falleció el 17 de Marzo de 1918, en la ciudad de Buenos Aires, dejando la siguiente sucesión:

1.º Ernesto Eulogio de Frías Illa, bautizado en Montevideo el 3 de Marzo de 1881.

2.º Julio Francisco de Frías Illa, bautizado en Montevideo el 4 de Octubre de 1882.

3.º María Elena de Frías Illa, bautizada en Montevideo el 21 de Diciembre de 1883.

4.º Isabel Bernabela de Frías Illa, bautizada en Montevideo el 11 de Junio de 1885, y fallecida en Buenos Aires el 22 de Agosto de 1913. Había casado en la misma ciudad, el 18 de Mayo de 1907, con Florencio Nocetti Cadelago, originario de Génova, y

5.º Raul Eugenio de Frías Illa, bautizado en Montevideo el 13 de Noviembre de 1886,

c) Luisa Petrona de Frías Nin, bautizada el 7 de Diciembre de 1860 y fallecida en Buecos Aires, soltera.

d) Emiliano Fermín de Frías Nin, bautizado en Montevideo el 13 de Diciembre de 1861 y casado el 10 de Abril de 1887, con doña Elvira Bustamante Nebel (hija de Eduardo Bustamante y de doña Petrona Nebel). De ese enlace nacieron:
1.º Emiliano de Frías Bustamante, y
2.º Eduardo de Frías Bustamante.
e) Eloísa Alcira de Frías Nin, bautizada el 22 de Julio de 1865 y casada el 17 de Septiembre de 1883, con Carlos Ortiz Eguía.

f) Alberto León de Frías Nin, bautizado en Montevideo el 9 de Mayo de 1867 y casado el 12 de Octubre de 1889 con doña Elena Bunge Chas, a la que hizo madre de

1.º Luis Alberto de Frías Bunge, bautizado el 12 de Septiembre de 1901.

2.º Leopoldina de Frías Bunge.

3.° Susana de Frías Bunge, y

4.º Eugenio de Frías Bunge, bautizado el 3 de Agosto de 1911.


g) Leopoldo de Frías Nin, bautizado en Montevideo el 30 de Julio de 1869.

h) Elena Eugenia de Frías Nin, bautizada en Montevideo el 3 de Febrero de 1871 y  casada en Buenos Aires el 19 de Junio de 1889, con Benjamín Lynch Ortiz, e

i) Antonio de Frías Nin, bautizado el 13 de Agosto de 1872, Presbítero en 1898.

6.° Cesárea de Frías Ávila, bautizada el 22 de Febrero de 1822, que casó dos veces: la primera, el 28 de Octubre de 1839, con Juan Ougham Douglas, y la segunda, con Francisco Fernández Blanco. Con sucesión.

7.º Justiniano de Frías Ávila, bautizado el 4 de Febrero de 1825, que fallecido soltero, y

8.º Angela de Frías Ávila, bautizada el 15 de Mayo de 1829 y casada con Eladio Guezalaga. Con hijos.

VII. José Aparicio de Frías Ávila, bautizado el 24 de Noviembre de 1807, casó en Montevideo con doña Guillermina Josefa del Carmen Díaz González (1815-1894), en la que procreó a

1.° Sebastián Aparicio de Frías Díaz, bautizado el 15 de Septiembre de 1837.

2.º José Javier de Frías Díaz, bautizado el 25 de Febrero de 1839.

3.º Josefa de Frías Díaz, bautizada el 2 de Febrero de 1841.

4.° Emiliano de Frías Díaz, que sigue, y

5.° Rodolfo de Frías Díaz, bautizado en Montevideo y casado en Buenos Aires el & de Julio de 1882, con doña María Antonia Rodríguez Anaya (hija de Gil Rodríguez y de doña Matutina Anaya). Falleció el 4 de Diciembre de 1904, dejando los siguientes hijos:

a) Rodolfo de Frías Rodríguez, que murió soltero, y

b) Hugo de Frías Rodríguez, casado con doña Angélica André, en la que procreó a: Gustavo de Frías André, bautizado el 15 de Mayo de 1922.

VIII. Emiliano de Frías Díaz, casó en Montevideo con su prima doña María de Frías Nin (citada en la letra a) del número 5.° del párrafo VI), y fueron padres de

1.º Enrique de Frías y Frías, que sigue.

2.° Emiliano de Frías y Frías.

3.° María Julia de Frías y Frías, que casó el 11 de Junio de 1904 con Leopoldo Bunge Chas (hijo de Ernesto Federico Bunge Peña, Arquitecto, y de doña Catalina s Salas).

4.º Roberto de Frías y Frías.

5.° Matilde de Frías y Frías, casada el 10 de Mayo de 1906 con Eugenio Kenny Gaham, y

6.° Eloísa de Frías y Frías.

IX. Enrique de Frías y Frías fué bautizado en Montevideo en 1878 y contrajo matrimonio en Buenos Aires el 28 de Agosto de 1905 con doña María Posse Domínguez Almeyra (hija de Daniel Posse y de su primera esposa doña Carmen Domínguez Almeyra), naciendo de esa unión
1.º María Adela de Frías Posse, bautizada el 6 de Agosto de 1906.
2.° Marta de Frías y Posse, bautizada el 10 de Octubre de 1907.
3.º Enrique Daniel de Frías Posse, bautizado el 3 de Abril de 1909, y

4.° Luis Guillermo de Frías Posse, bautizado el 10 de Febrero de 1911.