viernes, 30 de septiembre de 2016

FamilySearch acaba de publicar 11.671 para Ávila, España


FamilySearch acaba de publicar 11.671 nuevos registros indexados en la colección España, Diócesis de Ávila, registros parroquiales, 1502-1975. Esta publicación aumenta el número total a 181.129 registros indexados. La tabla que se adjunta incluye todas las localidades para las cuales existen registros indexados en esta colección. Gracias a los voluntarios que brindan su colaboración desinteresada para la indexación de los registros parroquiales de España.

España, Diócesis de Ávila, registros parroquiales, 1502-1975

FamilySearch acaba de publicar 63.919 nuevos registros para Santander, España



FamilySearch acaba de publicar 63.919 nuevos registros indexados en la colección España, Diócesis de Santander, registros parroquiales, 1538-1985 Esta publicación representa los primeros registros indexados disponibles en esta colección y todos corresponden a las localidades de Santillana del Mar, Torrelavega y Reocín. Gracias a los voluntarios que brindan su colaboración desinteresada para la indexación de los registros parroquiales de España.

La increíble odisea que llevó al hombre a conquistar el mundo

Pero gracias a los avances que se están produciendo en las técnicas de secuenciación de genomas, los científicos pueden acceder cada vez mejor a las historias que quedaron grabadas en la biología del ser humano. Esto ha llevado a que este miércoles se hayan publicado cuatro artículos en la prestigiosa revista Nature en los que se trata de recordar cómo ocurrió aquello.

«Estos estudios llenan algunos huecos del puzzle de la historia humana», han escrito Serena Tucci y Joshua M. Akey en un artículo de análisis de las investigaciones presentadas en Nature. Gracias a un trabajo muy extenso con 270 poblaciones de todo el mundo, incluyendo a algunas que normalmente no han sido muy estudiadas, la diversidad genética de los grupos ha permitido descubrir nuevas cosas sobre el pasado del hombre.

Esto es importante, porque los científicos están sumidos actualmente en un intenso debate. Unos sostienen que hace unos 40.000-80.000 años los africanos dejaron atrás el continente y que desde allí se extendieron por el resto del mundo. Pero otros creen que hubo varias oleadas de migración: una primera, hace 120.000-130.000 años, que les permitió llegar a Asia y Australasia, caminando a través de la Península Arábiga y la India, y una segunda, que les permitió llegar a Europa y al Mediterráneo oriental más tarde.

Algunos investigadores creen que hubo al menos dos grandes migraciones desde África- NATURE
El hecho de que un modelo y no otro sea el más cercano a la realidad, al final implica encontrar una explicación a cómo se mezclaron los genes humanos con sus parientes cercanos, los neandertales y los denisovanos. También permitiría entender si, efectivamente, los aborígenes australianos se separaron de los africanos antes que los pobladores de Eurasia, lo que significaría que estos tienen un origen más antiguo que el resto.

Además, uno y otro modelo de migraciones podrían ayudar a entender por qué la variabilidad genética de los humanos de algunas regiones fue menor a la de otros lugares (lo que es muy importante en el proceso de la evolución), o si hay algunos hombres actuales que representan mejor a sus ancestros que otros.

Los cuatro estudios presentados en Nature han hecho su pequeña contribución a la historia del hombre. La investigación dirigida por David Reich ha secuenciado el genoma de 300 personas de 142 poblaciones normalmente no muy estudiadas en estudios de variación humana. Han apoyado la idea de que hubo una gran oleada migratoria desde África, y que la población que dio lugar a los humanos de hoy en día dejó el continente hace unos 200.000 años. Además, sostienen que desde entonces la tasa de mutación auementó en un 5 por ciento entre los no africanos.

Por su parte, el equipo de Eske Willerslev ha secuenciado los genomas de 83 aborígenes australianos y de 25 personas de las tierras altas de Papúa Nueva Guinea. Esto, que de por sí solo ya les ha permitido convertirse en el estudio más importante de los genomas de esta poblaciones australianas, sugiere que los aborígenes ocuparon el continente durante mucho tiempo. Y que sus orígenes son más antiguos que los de los demás pobladores actuales.

La investigación de Luca Pagani y Mait Metspalu, estudió 379 genomas de 125 poblaciones, sobre todo europeas, y descubrió que al menos el 2 por ciento de los genes de los papuanos modernos proviene de un ancestro que se separó de África antes que los euroasiáticos. Esto apoya la idea de que hubo varias oleadas de humanos saliendo de África, y la antigua procedencia de los aborígenes.

El papel de los cambios climáticos

Además, una investigación dirigida por Axel Timmermann y Tobias Friedrich ha establecido un vínculo directo entre varios cambios climáticos pasados y un conjunto de oleadas migratorias que salieron de África hace unos 125.000 años (por lo que apoyan también la idea de que hubo varias migraciones). Según su modelo, varias glaciaciones provocaron migraciones a través de la península arábiga y el Mediterráneo oriental. Además, su trabajo apoya la idea de que el humano llegó al mismo tiempo al sur de China y a Europa, hace unos 80.000 años.

Tal como ha aclarado esta investigación, aunque no resulta sencillo relacionar el clima pasado con el humano pretérito, hay casos en los que este vínculo es claro. Por ejemplo, hace unos 12.000-5.000 años el actual desierto del Sáhara estaba cubierto de vegetación, bosques, lagos y ríos. Por eso en la región se han encontrado restos de actividad humana hasta hace unos 5.000 años, momento en el que los cambios en la órbita de la Tierra trastocaron el régimen de lluvias de la zona.

Parece claro que los genes son poderosas herramientas para acercarse al pasado del hombre. Pero tienen sus límites. No se puede olvidar la complejidad de la historia humana, reflejada en la diversidad de lenguas, restos arqueológicos y linajes genéticos encontrados hoy en día. Solo una ciencia armada con muchas disciplinas, como la arqueología, la antropología, la genética y la climatología, puede tratar de entender el pasado del hombre. Ese gran viajero que caminó por todos los continentes.

Fuente: abc.es

jueves, 29 de septiembre de 2016

Repositorio del Archivo Histórico Diocesano de Madrid

Este es un servicio digital que recopila, preserva y distribuye material digital. Los repositorios son herramientas importantes para preservar el legado de una organizacion, y facilitan la preservacion digital y la comunicacion cientifica. El interés, cada vez mayor, de los investigadores, los cambios producidos en lasociedad, las nuevas tecnologías de la información, la sustitución del documento tradicional por documentos en distintos soportes, suponen nuevos retos para la buena conservación y gestión de la información de unos y otros contenida en todos los archivos. En este sentido, las instituciones eclesiales están empeñadas en una nueva política archivística que unifique criterios, planifique la gestión integral de los archivos existentes en la Diócesis de Madrid, al tiempo que se cree un ámbito competencial y operativo en el que dicha gestión pueda realizarse, según las normas del derecho canónico y la legislación vigente.



La Archidiócesis de Madrid ha tenido y tiene un interés especial en mantener la memoria viva de su historia. Patrimonio cultural y testimonio de la labor pastoral que la Iglesia ha realizado en Madrid. La historia de la Diócesis de Madrid ha estado íntimamente unida a la historia de la villa y corte, de ahí la importancia de los documentos que se custodian en los Archivos diocesanos y el deber de conservarlos y ponerlos al servicio de la investigación histórica, de tal forma que el Patrimonio documental de la Archidiócesis de Madrid se convierta en «un limpio testimonio y un signo auténtico de amor a la verdad, que es, por esto mismo, amor al hombre y amor a Dios»

Se pueden consultar

1. Expedientes Matrimoniales de la Diócesis de Madrid-Alcalá
2. Parroquias de Madrid y su partido 


miércoles, 28 de septiembre de 2016

Las personas con ojos azules descienden de un solo antepasado que vivió hace 6.000 años

La causa de los ojos azules fue una única mutación genética sufrida por un solo individuo hace entre 6.000 y 10.000 años, según ha concluido el profesor Hans Eiberg, de la Universidad de Copenhague, tras más de 10 años de investigaciones.

Paul Newman
Este hecho sucedió, curiosamente, al noroeste del mar Negro, según Eiberg, quien explica que "dado que es un gen recesivo, no fue hasta varias generaciones después cuando nació una persona con los ojos azules", lo que redujo en los nuevos "mutantes" el riesgo degenerativo de la endogamia.

Hoy en día, las 150 millones de personas con este color de ojos demuestran el éxito genético que la nueva tonalidad obtuvo, y que su posesión, originalmente exclusiva de la raza caucásica, ha trascendido gracias al mestizaje.

El profesor, que trabaja en el departamento de Medicina Molecular y Celular de la Universidad de Copenhague, reconoce que "desde hace años, especialmente en los últimos 12 meses, estábamos buscando la información genética responsable del color de ojos" y no ha sido hasta ahora cuando han llegado a resultados concluyentes.

La investigación se inició en 1996 y "comenzó estudiando 50 genes distintos" en busca de una explicación, que se halló finalmente de manera muy focalizada: "La gran sorpresa fue encontrar la causa de todo en un solo gen", resume el doctor danés.

La mutación no representa ninguna ventaja o desventaja desde el punto de vista de la genética

La clave, según sus estudios, está en el 'OCA2', un gen relacionado con la producción de melanina que, originalmente, puede dosificar su cantidad dentro del espectro entre el marrón -el color predefinido para el ser humano- y el verde, pero nunca para el azul.

Pero una mutación en un gen adyacente al 'OCA2' provocó que éste, puntualmente, viera condicionada su acción y, en consecuencia, su capacidad para producir la melanina que se traduce en los ojos marrones, según Eiberg.

Esta "desconexión", como el estudio dice, del color marrón hasta convertirlo en azul se produjo en la zona caucásica, donde la población agrícola comenzó a emigrar hacia el norte y llegó a Europa.

Además, dice el científico, "siempre es más popular el color que escasea". "Sólo hay que meterse en Google y ver una encuesta para descubrir que el 50% de la gente se siente más atraída por el color azul", reconoce el profesor danés.

La manifestación del iris azul es, no obstante, una muestra moderada y específica de lo que este gen mutado puede hacer al neutralizar la melanina, puesto que en su expresión más radical inhibe totalmente la acción del 'OCA2' y tiene como consecuencia el albinismo.

Pero por mucho que algunas de las miradas más cinematográficas del séptimo arte, como la de Paul Newman o Greta Garbo, fueran de este color, "las personas con ojos azules tienen una diferencia mínima en la secuencia del ADN" que no tiene repercusión más allá de esa pequeña variación física, aclara Eiberg, tras haber realizado estudios en personas danesas, jordanas y turcas.

"No es una mutación positiva ni negativa", explica el estudio, "y no reduce ni aumenta las posibilidades de supervivencia", aunque es verdad que "la alta frecuencia de los ojos azules en los individuos de Escandinavia (...) indica la selección positiva de este fenotipo en un área concreta".

Ahora, mientras anuncia que su descubrimiento también puede tener aplicaciones médicas en "los tratamientos para el cáncer, pues toda modificación genética es relevante para entender la enfermedad", Eiberg admite que su relación con el color azul, tras publicar su estudio en 'Human Genetics', ha terminado. "Hay muchos investigadores interesados en estos momentos en el color azul, así que ahora intentaré entender mejor los ojos verdes", concluye.

Fuente: ABC.es

martes, 27 de septiembre de 2016

¿Por qué las enfermedades americanas no aniquilaron a los conquistadores europeos?

Hace un par de semanas, volvió a surgir en España el debate de vacuna sí, vacunas no, cuando un niño de seis años cayó enfermo por difteria, el primer caso en este país en casi 30 años. Como no podía ser de otra manera, me enzarcé en un largo debate al respecto en uno de los muchos grupos de Facebook y, como también fue inevitable, la conversación derivó poco a poco hasta terminar en el tema que revisaremos hoy en esta entrada, las enfermedades.



Creo que la mayoría de lectores estará al tanto del nocivo efecto que tuvieron las enfermedades llevadas por los europeos al nuevo continente para la salud de los nativos. Se calcula que entre el 90 y el 95% de la población indígena pereció en las primeras décadas de la conquista, principalmente a causa de la viruela, una enfermedad altamente contagiosa que en aquel entonces nadie entendía, muchos menos su cura.

Sin embargo, relativamente pocos europeos sucumbieron a las enfermedades americanas, salvo por el sífilis. Uno de los comentaristas con los que me topé preguntó por qué este había sido el caso, en un tiempo en el que las vacunas no existían. En un primer momento, no se me ocurrió una respuesta válida, pero consultándolo con la almohada, con un alumno que es médico y otras fuentes, me vinieron a la mente varias explicaciones.

La respuesta simplista a la pregunta sería que el sistema inmune de los europeos estaba mejor preparado para luchar contra patógenos extraños que el de los americanos. No es que los últimos fuesen más débiles o fuesen de una raza inferior, pues bien sabemos que razas humanas sólo hay una y que todos descendemos de una misma madre ancestral. Pero por alguna razón, o varias, para el siglo XV de nuestra era los habitantes del viejo continente ya habían desarrollado la protección necesaria contra muchas enfermedades, y todo por un tema fortuito geográfico e histórico que ya hemos discutido en el tema de la superioridad militar.

Enfermedades, Origen e Inmunidad.

Mucho tiene que ver con el proceso de contagio y el desarrollo de la inmunidad, factores ligados intrínsecamente. Debemos subrayar que, en muchos casos, los agentes patógenos proceden de los animales. No basta el contacto casual y esporádico, sino extenso en el tiempo y el alcance, como sucedió en el caso de aquellos pueblos que desde aproximadamente el año 9.000 a. de C. habían domesticado a un gran número de animales para su consumo y compañía.

Vacas, ovejas, cabras, caballos y perros se convirtieron en fuente de alimento y otros recursos para las culturas que terminaron poblando Europa, el Medio Oriente y África. En un principio, las enfermedades transmitidas por los animales a los humanos sí que tuvieron un efecto mortal, pero con el tiempo y el cambio generacional, el porcentaje de inmunes se acrecentó y el de los indefensos disminuyó, hasta un punto en el que los últimos desaparecieron casi por completo.

Por otra parte, los caprichos geográficos quisieron que el continente americano no contara con algunas de esas bestias fácilmente domesticables (con la excepción de los caballos, que fueron exterminados del continente poco después de que llegaran los primeros emigrantes de Asia, y una especie de perro) y al no tener contacto con ellas, no desarrollaron la misma inmunidad que los europeos.

Densidad.

Segundo. Es mucho más fácil que ocurra el contagio en grupos con altas densidades de población, parámetro que Europa cumplía a finales del siglo XV y desde hacía mucho tiempo antes. Por ejemplo, en tiempos del Imperio Romano, la población europea ascendía a casi 40 millones. Mil quinientos años después, América, cuatro veces mayor en área, apenas llegaba a los 20 millones.

En un territorio con alta densidad de población como Europa, simple y llanamente, era mucho más fácil contagiarse que en un continente escasamente poblado como América, y sin contagio, como ya hemos visto, no se puede desarrollar la inmunidad. Es verdad que en Mesoamérica existieron grandes ciudades como la capital Azteca, Tenochtitlán, con casi 100.000 habitantes a la llegada de los españoles. Pero, considerando que todos ellos eran descendientes de un pequeño grupo que apenas se había mezclado con otros, (precisamente porque no había muchos con quien hacerlo), la limitada diversidad genética provocó que el grupo en su conjunto fuese más susceptible a las enfermedades extranjeras.

Contacto y Fraternización

Todo esto está relacionado con el tercer punto, la falta de contacto entre los pueblos. Mientras que en Europa la red de caminos establecida por los romanos hacía que el contacto entre las diferentes naciones y regiones geográficas fuese cuantioso, en América las grandes distancias reducían en mucho la interacción comercial y cultural.

Más aún, la violenta historia de Europa, en guerra permanente durante milenios, sirvió como vehículo para la propagación de enfermedades, y no es que los pueblos americanos no guerrearan, sino que lo hicieron en menor cuantía, y con menos enemigos. Los aztecas lucharon con su vecinos, por supuesto, pero sólo con los inmediatos cercanos, y no contra los Incas, por ejemplo. La distancia era simplemente muy grande.



Como fue, los europeos que en un principio llegaron a América lo hicieron inoculados por milenios de contacto con animales domésticos y con muchos otros pueblos. Las enfermedades habían causado ya muchas muertes en sucesivas epidemias, muy notablemente la de la Peste Bubónica, pero a la vez habían provocado el desarrollo de un sistema inmune contra esas y otras muchas dolencias que les protegió a su llegada al nuevo continente.

Los nativos americanos, casi sin animales domésticos y con una mucho menor densidad de población, no tuvieron la oportunidad de desarrollar la misma inmunidad, hecho que pagaron con un alto precio. Una ironía de la historia, fortuita y sin culpables.

Fuente: Cienciahistórica.com

lunes, 26 de septiembre de 2016

El 'hombre de hielo' rompe su silencio 5.300 años después (AUDIO)

Para poder recrear la voz de la momia Ötzi un grupo de investigadores creó un modelo de su tracto vocal basándose en tomografías computarizadas.



Un grupo de investigadores de la Academia Europea (EURAC) en Bolsano, Italia, ha reconstruido la voz de Ötzi, la momia de la Edad de Bronce, informa el canal Discovery News. Los científicos han presentado su experimento este miércoles en un congreso en Tirol del Sur, en el marco del 25.º aniversario del descubrimiento del 'hombre de hielo'.

Ötzi rompió su silencio con una profunda voz masculina después de 5.300 años, y lo hizo 'pronunciando' las vocales en italiano, como puede oír a continuación.

"No podemos decir que hayamos reconstruido la auténtica voz de Ötzi, ya que nos falta alguna información crucial de la momia. Sin embargo, con dos mediciones, la de la longitud de su tracto vocal y la de sus cuerdas vocales, conseguimos recrear una aproximación bastante fiel de la voz de la momia", afirmó el investigador general del equipo, Rolando Füstös, al canal.

Para llevar a cabo su estudio, los investigadores crearon un modelo de su tracto vocal basándose en las tomografías computerizadas de la momia. Teniendo en cuenta que Ötzi tenía una cabeza bastante grande y un cuerpo delgado, los científicos concluyeron que la voz del 'hombre de hielo' probablemente tuvo la misma frecuencia que la del hombre actual, entre 100 Hz y 150 Hz.



La momia fue descubierta el 19 de septiembre de 1991 por dos alpinistas alemanes, Erika y Helmut Simon, en un glaciar situado entre Austria e Italia a 3.210 metros de altura.

Ötzi, que fue hallado junto con un hacha y un bolso, presenta un total de 61 tatuajes en su cuerpo.
El estudio de la momia ha revelado numerosos detalles, como, por ejemplo, que murió de forma violenta (se encontraron fragmentos de flecha en su pecho).

  1. La momia ha sido 'revivida' por un equipo de científicos que han elaborado una fiel réplica de tamaño natural. Para ver el video haga clic aquí.
  2. El 'hombre de hielo' presenta en su estómago la bacteria Helicobacter pylori de tipo asiático, lo que sugiere que una de las grandes olas migratorias de Oriente Medio hacia Europa fue más reciente de lo que se creía.